sábado, 21 de enero de 2006

Reforma de la Ley del Menor

Ayer fue aprovada en el Consejo de Ministros la reforma de la Ley del Menor, ahora tendrá que pasar todo el trámite parlamentario, pero algunas de las modificaciones que se quieren hacer como mínimo crearán polémica.

Aunque hay algunas cuestiones en las que estoy plenamente de acuerdo como por ejemplo el tema de las bandas. Es evidente que un chaval perteneciente a una banda en muchos casos le resulta casi imposible dejar de pertenecer a ella, en primer lugar por un motivo de seguridad, se siente más seguros rodeados del resto de miembros, es un sustituto de la familia; en segundo lugar para ellos es una forma de vida; y en tercer lugar si realmente se convencen de que no quieren encauzar su vida dentro de la banda les resulta muy difícil salir de ella viéndose sometidos a una gran presión por parte del resto. Por ello, creo que es bueno que estos chicos y chicas dejen de ver a sus “hermanos”, y que se les muestre otro camino distinto por el que pueden orientar sus vidas.

Ahora bien, el punto en el cual me muestro más disconforme es el de que un joven de 18 años, cuando cumpla esta edad, pase a una cárcel para adultos para cumplir el resto de la condena. Esto solo demuestra la falta de confianza en las personas porque a mi modo de ver alguien con 18 años es capaz de cambiar su vida de forma radical, ahora bien para que eso se produzca son necesarios unos recursos, que probablemente no sean nada baratos, pero para eso está el gobierno para sacarlos de las piedras si es necesario.

Como digo es imprescindible contar con unos recursos y unos planes para lograr ese objetivo y pienso que metiéndoles en la cárcel para que cumplan el resto de la pena lo que se hace es empeorar las cosas. Ahora la pena máxima podría pasar de 8 a 10 años, pero de qué sirve si se les va a meter en un centro penitenciario para adultos donde no van a seguir ningún tipo de programa diseñado expresamente para alguien joven, cuando salgan a la calle seguirán teniendo las mismas ideas, la misma forma de actuar y de ver la vida como cuando entraron.

Como siempre en estos casos, las personas que hayan tenido que sufrir de manera cercana, por ejemplo poniéndonos en el caso extremo, el asesinato de un familiar por parte de un niño de 14 años, pedirán la máxima pena y que se pudra en la cárcel toda la vida y que se les trate como escoria. Esta postura es perfectamente comprensible pero si nos desprendemos del rencor y la rabia y siendo fríos, un chico o chica de 14 años, o de 18, tiene una vida por delante y pensar en la posibilidad de rehabilitación social no es nada descabellado, además si van a salir en unos años a la calle mejor que los pasen en un centro específico para jóvenes.

Esto me huele a nueva chapuza política, vamos a ver si se pulen estas cosas en el Senado y en el Congreso.

7 comentarios:

aberron dijo...

Pregunta inocente: ¿Crees que unos tipos capaces de quemar viva a una pobre mujer en un cajero llegarán a ser un día personas normales?

Cirene dijo...

Aberron tiene razon, la "cabra" siempre tira para el monte. La reinserción no existe en mas de un 99% de los casos, la maquillan para salir y seguir haciendo lo que saben y aprendieron desde muy pequeños. Delinquir. tan malo es un hogar de acogida, como la carcel, pero la gran pregunta ¿cual sería el sitio apropiado?

Chasky dijo...

Puesto que van a salir en unos años, ¿dónde pensáis que van a rehabilitarse mejor, si es que lo consiguen? Yo no estoy afirmando que todos salgan siendo otras personas, está claro que no, que unos cuantos están mal de la cabeza y no van a cambiar.

Pero si directamente los metes en la cárcel es que los das por perdidos y cuando estén en la calle van a hacer otra vez lo que les de la gana. En mi opinión tienen que estar en un centro especial para gente joven, no es lo mismo un chico de 18 años que uno de 40. Y puesto que pronto estarán en la calle seguro que se consigue algo más en un centro de estos que no en la cárcel.

Lo que ocurre es que esto cuesta dinero y al gobierno se la suda, prefieren ahorrarse unas pelas en cosas como estas, pero francamente yo estaría algo, aunque solo fuera un poco, más tranquilo si al menos uno de estos chavales cuando estuviera en la calle quiera llevar una vida respetando las normas de la sociedad.

Mala LUA dijo...

No se puede complacer a todo el mundo en este tema porque hay opiniones diversas al tema. La cuestión sobre la entrada a los 18 años en prisión para cumplir el resto de la condena, se debe a las críticas que recibieron los centros de menores que tenían dentro a chicos de 23 juntos a niños de 16 años... en estos centros hubo muchos problemas por esta masificación de jóvenes y la influencia entre ambos y la dificultad para separarlos... ha sido la mayor crítica, incluso yo en su momento que he vivido de cerca este tema me parecía terrible hombres convivieran con niños que podían estar recluidos por delitos menores...; pero también puedo enteder lo duro que será para un joven pasar de un centro a la prisión. La Ley del Menor ha sido y es un documento formidable en sus contenidos teóricos, pero ¿¿¿DÓNDE ESTÁN LOS RECURSOS PARA LLEVARLA A CABO??? de la ley sólo se llevan a término unos cuantos puntos, pero la materia de educación y reinserción es puro cuento... tendré que leer a fondo esos cambios, pero creo que será la misma falacia de siempre...

Saludos.

Chasky dijo...

Me parece muy interesante el punto de vista nuevo que añades, yo tampoco veo lógico tener en un mismo centro a un chaval de 23 años con uno de 14. Y fijaros que se llevan 9 años, en la cárcel se podrán llevar con otros 20 o 30 años. ¿Creéis que se los programas de rehabilitación van a funcionar igual en la cárcel que en un centro especial para su edad?, todo ello como decía antes sin perder la perspectiva de que en poco tiempo van a estar en la calle.

Al final pasa como con unas cuantas leyes, muy bonitas en el papel pero luego no hay suficientes pelas para implementarlas y son una auténtica chapuza. En este caso, yo si estuviera al frente del gobierno, centraría los recursos en los jóvenes delincuentes porque en breve se reincorporarán a la sociedad. Pero mucho me temo que si se aprueba que vayan a la cárcel en cuanto cumplan 18 se les trata como mierda ya.

Chiquita dijo...

Gracias por venir por mi blog, q va no lo dejo me gusta demasiado, esta solo estaba aparcado de momento, de hecho hoy he actualizado. Por cierto tengo tb la mania de las canciones como tu.
Bsitos chiquitos.

LaBaLaPeRdIdA dijo...

Aquí se plantean unos temas peliagudos, en los que como siempre hay que tener en cuenta todos los detalles de cada caso.

Yo como Chasky, y no es por peloteo, creo que en la rehabilitación de la gente. Por propia experiencia y por la de la gente a mi alrededor, sé que no se piensa igual con 14 o 15 que con 25, ni que se piensa igual con 20 que con 40 años. Y creo que si se diseñan programas de rehabilitación adecuados esas personas que tuvieron unos desvíos de personalidad, pueden llegar a ser normales. Porque un apersona por estar loca ahora tiene que ir al manicomio, rodeada de gente aún más loca que ella, que lo único que van a hacer es volverle aún más loca y que esa vida se pierda para siempre!!!?????

No está bien que un crios quemen a una mujer viva en un cajera, sea una indigente o sea la primera dama del país. Pero creo que la violencia no se arregla con más violencia, en absoluto, todo lo contrario; la violencia se acentúa cuando se trata con más violencia...