lunes, 31 de diciembre de 2007

Un año más

Hay que ver lo rápido que pasa el tiempo y cada vez lo hace a mayor velocidad. En fin que hoy se termina el año 2007, un año en mi caso lleno de cambios en todos los sentidos.

Un año en el que he tenido que tomar cantidad de decisiones, algunas bastante complicadas, otras no tanto pero que sí iban a significar un cambio radical en el día a día. Pero aquí sigo, intentando mantenerme fiel a mis ideas, siendo yo mismo y cómo no, continuando con el blog, el cual también se ha visto durante este año inmerso en cambios propiciados por el estado de ánimo y limitaciones de tiempo. Aún así, a pesar de reducir el ritmo de publicación puedo decir que todavía no veo el final del blog porque me sigue aportando cosas.

En definitiva, gracias a todos los que durante este año 2007 habéis pasado por mi cutreblog, un año que a pesar de tener altibajos termino muy feliz, y parte de ello os lo debo a vosotros.

¡¡¡Y ahora a por el 2008!!!

sábado, 29 de diciembre de 2007

La canción de la semana

Hace tiempo vi que Dani ponía una canción de Farrah, un grupo que me gusta muchísimo y como no había aparecido aún en esta sección qué mejor momento que este.

Grupo de power-pop melódico, lleno de colorines, alegría y buen rollo, esos son Farrah. Sin duda sus discos no te defraudarán y desde la primera escucha te dejarán buen sabor de boca, como muestra su último trabajo: Cut Out And Keep, conjunto de canciones que es difícil que no gusten a alguien.

Como muestra pondremos la misma canción que puso Dani en su blog porque me encanta:

jueves, 27 de diciembre de 2007

Practicando mi última manía

Por qué se me ocurriría contaros ayer lo de mi manía de quitarme la camiseta cuando voy al baño a plantar un pino. Lo digo porque ayer, y hoy aún sigo igual, estoy con gastroenteritis, motivo por el cual me paso bastante tiempo con el culo pegado a la taza del váter.

Tampoco quiero entrar en demasiados detalles marranos pero sí quería contaros que AYER FUE UNO DE LOS PEORES DÍAS DE MI VIDA.

¿Por qué os preguntaréis? Muy fácil, yo os lo cuento. Ayer fui a cambiar las cuerdas de mi raqueta a pesar del dolor de barriga, tampoco iba a tardar tanto, fui a una tienda a 4 paradas de Metro de mi casa. Llegué a la tienda sin problemas, les dejé mi raquetita y de vuelta a casa, pero mientras iba a entrar al metro me entró un retortijón de los chungos, un goterón de sudor cayó lentamente por mi espalda mientras sentía una tremenda presión en el ojete. Uffff, me parece que lo iba a pasar realmente mal. Pero no lo pasé mal, lo pasé peor, las cuatro estaciones más largas de mi vida, aguantando como un campeón a riesgo de reventar, al final pudo ser peor el remedio que la enfermedad pero logré llegar a mi estación.

Una vez en la calle debía andar alrededor de 5 minutos para llegar a mi casa y al ansiado trono, aceleré el paso, no, no, mejor no porque al andar deprisa el problema era menos controlable. Al final logré encontrar un buen ritmo, que acompañado por una acompasada respiración me permitieron llegar al portal. Subí las escaleras quitándome el abrigo, abrí la puerta y en menos de dos segundos estaba en el baño bajándome los pantalones; solté todo el sufrimiento de manera inmediata mientras fiel a mi manía me quitaba el jersey y la camiseta para estar más cómodo.

Esa fue la tercera de las seis veces que en el día de ayer senté el culo en mi querido baño. Hoy ya llevo una.

miércoles, 26 de diciembre de 2007

Mi última manía

Desde hace tiempo y sin darme cuenta tengo una manía cuando voy a plantar un pino, acabo hace nada de ser consciente de ello y no le encuentro explicación.

- Uyyy parece que ha llegado el momento de ponerme el disfraz de abeja que tengo el aguijón en la punta - pienso para mis adentros -. ¡Es hora de hacer una visitilla al baño!

Llego, me bajo los pantalones, me siento en la taza y antes de parir el mulatito, como lleve camiseta o camisa en vez de sujetarme los faldones para no pringármelos me la quito, sí, sí, me quito la camiseta. Me quedo a pecho descubierto, notando como los abdominales hacen fuerza para expulsar todo lo que llevo dentro.

No entiendo por qué hago esto, supongo que por comodidad pero tampoco cuesta tanto sujetarse un poco el extremo inferior de la camisa. Es que incluso en el curro hago lo mismo, yo que nunca he tenido demasiadas manías ahora me doy cuenta de que cada día hago más chorradas.

lunes, 24 de diciembre de 2007

Meme geek

Mi amiguete Pez me ha pasado un meme bastante curioso, se trata de elegir hasta 6 tipos de geek de este dibujo realizado por Scott Jhonson y que se puede ver en su cuenta de flick.

Estos son los que he elegido y que más o menos pueden representarme:

Vamos a explicar cada uno:

- Super Geek: siempre he creído que tenía superpoderes y lo sigo pensando, lo único que me hace falta es descubrirlos.

- Furry Geek: Aunque exteriormente no lo parezca por dentro soy como un osito de peluche.

- Larper Geek: La verdad es que no soy de esos que van disfrazados al monte a pegarse pero me gusta aún echar peleillas de mentira con cualquiera que viaje conmigo a la infancia.

- Rock Geek y Book Geek: Me encanta la música y leer.

- Geek Geek: Aunque yo no lo tenga muy claro todos dicen que soy un frikazo, supongo que por algo será.


Este meme y sin que sirva de precedente, repito, sin que sirva de precedente, no voy a endosárselo a nadie.

sábado, 22 de diciembre de 2007

La canción de la semana

Como comenté la semana pasada hoy toca una canción llena de sentimientos, el amor es quizás el sentimiento más fuerte que puede sentir el ser humano pero también con el que más podemos sufrir. Y aprovechando ese sufrimiento a lo largo de la historia de la música han surgido estupendas canciones.

Como muestra este Alright de los canadienses Pilate, además el vídeo no tiene desperdicio, una pequeña obra de arte de poco más de 5 minutos.

jueves, 20 de diciembre de 2007

Razones por las que no soporto al dentista

- Tienes que tener la boca abierta todo el rato y aunque soy un poco bocazas no tengo la culpa de no tenerla enorme, sin embargo mi amigo dentista no para de decirme que la abra más. Hasta los cojones acabo de abrir tanto la boca.

- El puñetero sonido del torno, veinte minutos escuchando el tzuuuuuuuuuu del aparato son suficientes para tener veinte días de pesadillas. En estos sueños malos los personajes que aparecen en ellos no hablan, sólo emiten un sonido: ¡¡¡tzuuuuuuuu!!!.

- Odio cuando mi amigo dentista me dice: "Te va a doler un poquito, aguanta". Y una leche un poquito, si te dice eso, malo, no le creáis, te va a hacer soltar lágrimas de dolor.

- No soporto cuando mi amigo dentista y su asistente femenina traman maldades para hacerle a mi maltrecha muela. La asistenta dice viendo la radiografía: "¿Hacemos un loquesea, verdad?; mi amigo que es un cabroncete (requisito indipensable para ser dentista) diría: "Creo que mejor vamos a arreglar la avería con una ñapaqueduelemás". Estoy seguro que de dos opciones escogería la que más duela porque le gusta ver sufrir a la gente.

- Pero la peor de todas es cuando mi amigo dentista habla con la asistente sobre cosas banales: "Pues sí, en esta emisora echan más o menos la misma música que en Kiss FM, alguna cosa rara de vez en cuando pero es muy parecida a la otra". Joder yo estoy desencajándome la mandíbula para abrir la boca lo más posible, temblando de miedo escuchando el torno, aguantando el dolor, acojonado por las próximas maldades a las que voy a ser sometido y él hablando de la puta música que ponen en la radio. Se me ocurre que él podría abrir la boca, un poquito más, abre, abre a tope, muy bien, ahora vas a sentir la radio dentro de tu enorme bocaza.

Al final pienso en que es por mi salud porque sino ya le habría torneado el pescuezo a mi amigo dentista.

miércoles, 19 de diciembre de 2007

Así es imposible quedarse dormido

Una buena estrategia en una empresa es buscar algún método para evitar que sus empleados se queden dormidos, entren en un estado de empanamiento mental o empiecen a pensar en otras cosas distintas al trabajo.

Seguro que mi jefe ha meditado sobre todo esto porque en mi curro es imposible quedarse dormido. En primer lugar tenemos café, té y coca-cola a nuestra disposición, totalmente gratis, así que algo cae todos los días. Pero por si esto no es suficiente ha infiltrado a un par de trabajadores, uno en cada ala de la oficina, para despertarte de un salto cada cierto tiempo. ¿Cómo lo hacen? Muy fácil, gracias a su estruendosos, sonoros y exagerados estornudos.

Imaginaros la situación: acabas de encontrar una buena posición en tu silla, los números de la pantalla los comienzas a ver dobles, un minuto sin hablar nadie, los ojos se hacen pequeñitos, los párpados se repliegan, ya están a la mitad del ojo; ¿y qué ocurre en ese momento? Achussssssssssssss!!!!!!!!!. Pegas sin querer un salto como si te estuvieran bombardeando, joder, ¿pero la gente no puede estornudar más bajito? - piensas. Pues debe ser que no pueden o bien lo que comentaba al principio, que es idea del jefe para mantenernos despiertos, si es así a mi me tiene que tener calado porque justo detrás de mi está una de estas personas.


Imagen: Dana Schutz - Sneeze.

lunes, 17 de diciembre de 2007

Bonita conversación

Contexto:
- Fin de semana
- Un vagón del metro.
- Hay un grupo de adolescentes, chicos y chicas.
- Una de las chicas tiene un herpes en los labios.
- Los chicos se ríen del herpes.
- La chica está mosqueada porque con el herpes no está todo lo mona que ella querría.

Conversación a gritos:

- Chico tocapelotas: Lucía, ¿qué te pasa hoy?.
- Lucía (alias La Herpes): Que te den por culo.
- Chico tocapelotas: ¿Dónde tienes el herpes?
- La Herpes: En el coño, gilipollas.


Consejo: Es importante la higiene íntima.

domingo, 16 de diciembre de 2007

Una estrella cinco estrellas

Ella era una hermosa estrella, la más brillante de toda la galaxia, tanto que se podía sentir su brillo allí donde ningún otro haz luminoso era capaz de llegar. Su belleza era sobrenatural, su luz era venerada, sin duda debía ser una diosa, una diosa con el poder de alumbrar los corazones de un buen puñado de planetas.

Pero entre todos estos planetas había uno que sólo tenía ojos para ella. Había épocas en las que lo llevaba mejor, pero normalmente sufría bastante puesto que apenas sentía los rayos de su amada sobre su superficie. Sin embargo existían momentos en los cuales podía percibirla más cercana, tanto que una fortísima sensación se apoderaba de él, aunque era un querer y no poder. Tan cerca que sentía su calor y tan lejos que no la podía tocar.

¿Qué podía hacer este minúsculo planeta? Quizás lo mejor sería olvidarse de aquella maravillosa estrella, demasiadas fuerzas invisibles le separaban de ella. Pero cuando estas ideas habían comenzado a asentarse en su núcleo notó que ya no estaba tan lejos como recordaba, aquellos millones de años luz se habían reducido a unos pocos. Ahora sentía su superficie hirviendo, el calor era insoportable, tanto que estaba a punto de explotar. Finalmente llegó el día esperado, un leve roce desencadenó una tormenta, una tremenda explosión cubrió el universo de partículas de deseo. Aquella espectacular colisión fue el germen de un nuevo ente espacial, un planeta compuesto por la materia proveniente de una hermosa estrella y de un planeta que ahora se sentía el más feliz del mundo pegado para siempre a su amada.


Este post tiene una dedicatoria muy especial, la semana pasada una amiga y un amigo se han liado entre ellos, espero que les dure mucho porque les quiero mogollón a ambos.

sábado, 15 de diciembre de 2007

La canción de la semana

Esta semana tenía dos opciones para elegir la canción de la semana, una canción es pura energía mientras que la otra es todo un ejemplo de canción pop melancólica y emocional. Al final lo que haré es poner una hoy y la otra la semana que viene, creo que voy a empezar por la cañera.

El trío protagonista de la canción de la semana viene de Liverpool, del Liverpool Institute for Performing Arts (LIPA) conocido por ser la escuela de arte que creó Paul McCartney. Como dato curioso este grupo se comió los mocos en su país, sin embargo en Japón sacaron un disco con el que arrasaron. Y ahora han firmado con una discográfica inglesa con la que han sacado su primer trabajo en este país y con el que se están dando a conocer en medio mundo.

Ellos son The Wombats, poned los altavoces a tope porque vamos a escuchar su Let's Dance to Joy Division.

jueves, 13 de diciembre de 2007

Partido de filósofos

He de reconocer que soy un fiel de La hora chanante y ahora de Muchachada Nui, su humor surrealista, fresco y sin prejuicios me encanta.

Sin embargo, aunque han reconocido como una de sus máximas influencias a los Monty Python, va a ser imposible que les lleguen a la suela de los zapatos. Como muestra este vídeo de un interesante encuentro de fútbol entre la selección alemana y la griega:


Otra cosa, se me ha jodido el PC así que por eso llevo dos días medio desaparecido, a ver si lo recupero porque sino me veo gastándome la paga extra en uno nuevo.

lunes, 10 de diciembre de 2007

Las barras adictivas

¿Por qué los niños dan vueltas y vueltas alrededor de las barras para agarrarse del metro? ¿Qué encuentran de divertido en pillarse un pedo así cuando sería mucho más sencillo dando un lametazo a la barra? ¿Entran en trance intentando invocar a algún dios infantil?

Estas preguntas, y otras que se me ocurren cada segundo, me hago cada vez que veo a un niño mareándose en el metro, se enganchan a una barra y a dar vueltas hasta que los padres sienten que peligra la salud mental y la piñata del chaval. Quizás la solución de este enigma se encuentra en la química, probablemente la cantidad de fluidos personales mezclados con roña provocan una reacción química por la que se ven atraídos los infantes. Para nosotros resulta incomprensible pero ellos quieren marcar su territorio desde pequeñines, dan vueltas y vueltas alrededor de la barra superponiendo su sudor al acumulado allí.

Vale se me ha pirado la olla pensando en todo esto pero es que no le encuentro sentido a marearse dando vueltas a una barra asquerosa.

domingo, 9 de diciembre de 2007

Vuestras palabras

Estas son las bonitas palabras que voy a intentar que aparezcan en un relato:

Nieve - Procrastinar - Ultramarinos - Equilibrio - Electrocardiograma - Nostalgia - Bruja - Misterio - Multiplexor - Viento - Susurro - Felicidad - Silencio - Sonrisa - Sexo - Caracol - Marujear - Descubrir - Pulular - Baúl - Funcionario - Resucitar - Potorro - Futbolín - Invierno - Almorrana - Abril - Déjà vie - Cianoacrilato - Etéreo - Intestino - Murciélago - Reto - Cerveza - Antropófago - Comeflores - Ojete - Consecuencia - Morbo - Alpargata - Multifuncional - Regomeyo - Mar - Complicidad - Manopla - Frenillo - Canela - Macaco - Trabubus - Gragea - Espilberguear - Lechuga - Alféizar - Esfínter - Fragancia - Aberración - Lomo - Moco.

Si echáis en falta alguna palabra que hayáis puesto decídmelo porque con tantas lo mismo me he comido alguna. En total han sido 56 palabras, gracias a todos los que habéis participado, ahora me toca a mi recompensaros; intentaré escribir el relato lo antes posible pero creo que necesitaré un margen bastante amplio porque alguno os habéis pasado un pelín escogiendo vuestra palabrita.

Por cierto habéis repetido Susurro y Bruja.

miércoles, 5 de diciembre de 2007

Mentaltranformación (IV)

Uffff vaya con los efectos de la pastilla rosa, el más inmediato es que me desperté con semen en los calzoncillos pero el segundo y más importante es que me sentía radiante, feliz y con ganas de disfrutar de la vida. Así que para qué perder más tiempo, vamos a tomarnos la última pastilla y ver qué pasa.

Abrí la caja fuerte, allí estaba la pastillita azul, toc toc, la di suavemente con los dedos, ¿hay alguien ahí? – pregunté para ver si me respondía el ser que seguramente habitaba en su interior. Vaya, parece que no me dice nada, bueno, a pesar de eso me la tomaré, sin embargo cuando estaba a punto de metérmela en la boca escuché un grito:

- ¿Pero qué haces zopenco?
- Pues meterte en mi boca para pasármelo bien – respondí a la píldora azul.
- Joder macho, pero tómatelo con calma que te vas a volver drogadicto, además quién te ha dicho que me tienes que tomar por la boca, listillo.
- ¿Por dónde voy a tomarte si no?
- ¿Por dónde crees tú si no es por la boca? – me preguntó la pastillita.
- ¿No me jodas que por…?
- ¿A ver si no por dónde te voy a joder?
- Con lo poco que me gustan a mi los supositorios.
- A mi tampoco te creas que me hace mucha gracia meterme por el ojete de la gente así que no te quejes.

Al final decidí meterme aquella pastilla azul por el culo, hay que decir que entró rápidamente, tan rápido que a los poco segundos, antes de que me pudiera abrochar el cinturón, observé que éste me estaba hablando.

- Hola Peter, ¿cómo esssstasss? – me dijo el cinturón prolongando las eses.
- Pos bien, ¿dónde me vas a llevar tú?, bueno da igual donde sea, seguro que nos lo pasamos en grande – dije animado esperando tener una experiencia fantástica.
- ¿Ein, yo qué ssssé dónde te voy a llevar, a mi que me cuentasssss?
- Jope, pues vaya mierda de pastilla.
- Bueno tranquilo, ssssi quieressss podemossss ir a dar una vuelta a la manzana.
- Vaya rollo – dije desanimado.
- Podemossss ir cantando.

Y así es como la serpiente Ramona se puso a cantar mientras paseábamos bajo un sol radiante:

Son 80 días son
80 nada más,
para dar la vuelta al mundo...

En esto que nos encontramos con un boquete en medio del camino, me asomé a ver el fondo y estuve a punto de perder una oreja, una enorme piraña con unos dientes que no le cabían en la boca me rozó.

- La hostia Ramona, el socavón está lleno de pirañas y parece que están hambrientas, yo no paso por aquí – le dije al cinturón.
- ¿Pero cómo no vasss a passsar con las patasss tan largasss que tienesss?, mira sssi paso yo que no tengo patasss tú tienesss que passsar también.
- No sé, no me acabas de convencer, morir devorado por esos peces no debe ser nada agradable – le respondí acojonado.
- Ten confianza en ti mismo, te digo que puedesss hacerlo, coge carrerilla y sssin mirar abajo sssalta con todas las ganasss del mundo. Fíjate sssi creo en ti que me voy a abrochar a tu cintura y asssí me llevasss un rato que esto de ir arrassstrándossse todo el rato cansssa.

Total es un sueño – pensé, no creo que me pase nada si me caigo al agujero, aún así haré todo lo posible por llegar al otro lado. Y corriendo hasta alcanzar la máxima velocidad que podía salté al llegar al borde, volaba, volaba, volaba, tanto volé que me sobraron 3 metros.

- Oye por qué no vamosss a tomarnosss una cervecita fresssquita, conozco un bar aquí cerca que essstá muy bien – me dijo Ramona.
- Por mi bien – respondí a la proposición.
- Pero hay un problema, tenemosss que passsar por el camino de los ojosss en el cogote.
- Joder, solo el nombre ya da cague.
- No passsa nada, el único problema esss que a los ladosss hay árbolesss y en ellosss ssse encuentran unasss criaturasss misteriosasss, la leyenda cuenta que la gente que losss ha mirado no ha vivido para contarlo transssformándossse en croquetasss.
- Entonces hay que pasar sin mirar, ¿no?
- Essso esss, y a ver sssi hay sssuerte y nosss encontramosss unas croquetitasss por el camino y asssí tenemosss un rico aperitivo para las cañejasss.

Unos minutos después y pensando cómo haría el cinturón serpiente para tomarse la caña llegamos al inicio del camino, daba un poco de miedo pero una sensación de optimismo y seguridad se había despertado en mi interior. No tenía temor a nada, llegaría al otro extremo del camino sin problema, si había superado el obstáculo de las pirañas esto sería pan comido. Aunque tampoco fue pan comido, a los pocos segundos de internarnos entre los árboles noté una presión asfixiante, sentía como cada vez me hacía más torpe, un montón de miradas posadas en mi y yo sólo podía mirar el suelo, estaba nervioso. “Ten fe en ti” me dijo Ramona que había sentido mi excitación, pero no era tan sencillo, comencé a sudar, tenía los músculos petrificados, me temblaban las rodillas.

- No miressss a losss ladosss – me dijo el cinturón –, qué másss da que nosss essstén mirando, piensssa que nosssotrosss nosss tomaremosss unas cañejasss y ellosss no.
- Qué rica la cerveza - respondí.
- Ya te digo, ¿a ti cuál te gusssta másss? A mi la Francissskaner.
- Buahh donde este una buena pinta de Guinness – respondí yo, seguro de lo que me decía.
- Puesss ahora quiero que esssa ssseguridad que hasss demossstrado para hacer tal afirmación la mantengasss hasssta que passsemos el bosssque.

Es verdad, al fin y al cabo tampoco era tan complicado soportar aquellas miradas, a mi qué me importaba que me estuvieran observando, ¿acaso iban a hacerme algo mientras no les mirara? ¿Tenía claro lo que había que hacer? Sí. Entonces ¿qué problema había?, ¿no iba a ser capaz de llegar al bar a tomarme una Guinness? Pues claro que sí iba a ser capaz, y así fue como cruzamos el camino de los ojos en el cogote, en cuyo final pudimos vislumbrar un espléndido bar con la publicidad de Guinness.

Probablemente aquella pinta acompañada con una ración de croquetas fue la que mejor me supo hasta aquel momento. Sin embargo, ahora puedo decir que día a día cada una de las pequeñas cosas que me suceden en la vida me saben mejor, hasta tal punto que antes no me gustaban los riñones al jerez y ahora me parecen un manjar.

domingo, 2 de diciembre de 2007

Mentaltransformación (III)

No me lo podía creer, dudaba de si lo ocurrido el día anterior me había pasado en realidad, un plátano que me hablaba y con el que me comía una casa construida de dulces, estaba seguro de que aquello no podía ser cierto. Así que abrí los ojos y tras quitarme un par de legañas observé que algo había cambiado en mi habitación, aquella estancia gris y contaminada de aires impuros ahora estaba llena de colores. De la ventana penetraban unos estupendos rayos de sol que iluminaban mi rostro, días antes no podría ni abrir los ojos pero ahora la luz llena de vida no me era para nada desagradable.

Una semana después de aquella visión frutal escuché una tierna voz que llenaba mi colorida habitación:

- ¡¡¡Peter, hola!!!
- ¿Hola? ¿Quién anda ahí? – respondí con la voz entrecortada.
- Soy yo, tú mentru…, digo, soy yo pirata, la pastilla rosa.

Me dirigí a la caja fuerte, la abrí y pude observar como de las dos pastillas que aún quedaban la rosa estaba pegando saltitos.

- Holita guapo, ¿sabes una cosa? Estoy deseando que alguien me coma enterita – me dijo la voz proveniente de la diminuta pastilla.
- Creo que me estoy volviendo loco – dije llevándome las manos a la cabeza.
- Loquita estoy yo por deshacerme en tu boca, guapetón.

Y sin pensarlo, en un rápido movimiento cogí la píldora rosa y me la llevé a la boca. Como por arte de magia apareció delante de mí un elefante rosa con una copa en la mano, parecía ebrio porque se estaba tambaleando sobre sus dos patas traseras.

- Lo que me faltaba, un elefante rosa borracho – murmuré.
- Borracho por tu amor, ay que mira que eres guapo – me dijo señalándome con la trompa –. Primero me presento, me llamo Richi, me han dicho que necesitas que alguien te alegre un poco la vida, y qué mejor que ir a una de las fiestas que hay en cá Bandido. ¿Te apuntas?
- ¿Esto es un sueño verdad?
- Sí, sí, sí – me dijo Richi irónicamente.
- Pues entonces iré, total, no tenía ninguna cosa pensada sobre la que soñar.
- Te echo una carrera sobre las nubes entonces – me dijo pegando un salto tremendo.

Si este elefante con lo que pesaba y el pedo que llevaba era capaz de dar esos saltos, pensé que yo no tendría problemas. Así que flexioné las rodillas y con un tremendo impulso estaba volando rumbo a las nubes. En una enorme nube blanca me estaba esperando Richi.

- ¡Sígueme si puedes! – me gritó

Intenté seguirle pero al principio me costó un poco cogerle el tranquillo a esto de ir pegando saltos entre las nubes, pero al poco tiempo ya iba al menos tan rápido como él, incluso le cogí el gustillo al asunto. Después de un rato de ejercicio físico, exhaustos como estábamos nos tumbamos en una nube a tomarnos unos rones con coca-cola.

- Oye, ¿a ti qué te gustan más las piruletas en forma de corazón o los bombones rellenos de licor? – me preguntó el Richi.
- Los bombones con licor no me gustan – le respondí.
- Mira que eres tontico, con lo buenos que están. Yo no sabría por cuál decidirme, me gustan tanto ambas cosas. Bueno vámonos que seguro que están esperando a que lleguemos el Bandido y sus colegas.

Y así fue como llegamos a una especie de local colgado en la copa de un enorme e imponente árbol. Estaba plagado de objetos animados: había una llave inglesa, tres o cuatro tornillos, otras tantas tuercas, una raqueta, algún bolígrafo, una cacerola y un bote de champú. Todos estaban en un estado de éxtasis, se rozaban entre si empujados por las notas de un sitar, había algo de erótico en todo aquello, era algo así como una orgía de cosas.

- Vamos a pasárnoslo bien – me dijo Richi –, ven te voy a presentar a Bandido.

Estaba alucinado con todo lo que veía, la raqueta metía su mango en el asa de la cacerola mientras por sus cuerdas se introducían los bolígrafos, la llave inglesa apretaba las tuercas en los tornillos y el champú gritaba con vocecita de placer: “¡Estoy teniendo una experiencia orgásmica!”. Nos dirigimos hacia el sitar y Richi me dijo que aquel era Bandido.

- Hola Bandidito, ¿cómo estás hoy? Te veo divino – le dijo el elefante al sitar.
- Cojonudo tronco, además hoy hay un ambiente de puta madre en el local – le respondió.
- Ya veo, por cierto te he traído a un coleguilla que necesita un poco de marcha.
- Hola – dije tímidamente.
- Te veo un poco parao muchacho, vamos a hacer que te sumerjas en un mundo de sensaciones placenteras, que flotes con la música, que sientas tu piel de gallina, que te olvides de todos tus problemas y grites cuando llegues al clímax envuelto en un poderoso orgasmo de felicidad.

A partir de aquel momento ya sólo recuerdo ráfagas de lo ocurrido: una guitarra distorsionada, colores, lisergia, bailaba con las notas de un sitar, mi ropa volaba hasta el techo de la habitación, una cama, sabores nuevos en mi lengua, me sentía unido a todos los objetos del local, el techo se movía como si se tratara de un caleidoscopio girando, sudor, luz brillante, calor intenso, una erección.

jueves, 29 de noviembre de 2007

Mentaltransformación (II)

Pues vaya mierda – pensé en un primer momento, lo cierto es que esperaba otra cosa, no sé, quizás montones de monedas de oro, unos cuantos vinilos de los Beatles o un pergamino explicando cómo fabricar una fórmula infalible para lograr atraer hacia ti a un amor imposible. Pero tres diminutas pastillas..., menuda decepción, además ¿a saber para qué servían, serían medicamentos, algún tipo de droga, edulcorantes para la comida?, vete a saber.

- Oye tú, BYN, ¿qué te ha pasado en la vista? – sonó una misteriosa vocecita.
- ¿Quién habla, hay alguien ahí? – pregunté mientras miraba a todas direcciones intentando visualizar a la persona de la cual provenían aquellas palabras.
- Relájate tronco y me verás, cierra los ojos durante un minuto, respira hondo y vuelve a abrirlos.

Y así hice, no sé muy bien porqué pero cerré los ojos y al cabo de un minuto los abrí, veía todo como antes, no había cambiado nada. Aunque un momento, algo sí había cambiado, aquellas tres píldoras blancas habían cambiado de color, ahora había una rosa, otra azul y una amarilla que parecía tener vida.

- Lo ves BYN como eres capaz de ver cosas que antes no veías si te relajas un poco.
- ¿Eres tú quién me hablas? – le dije a aquella pastilla amarilla.
- Pues claro tron.
- Pero, las pastillas no habláis, ¿qué me está pasando? Me estoy volviendo loco – dije asustado.
- No estás loco pero necesitas una inyección de magia, luz y rock & roll. ¿Estás dispuesto a ello?
- No sé, ¿tengo que hacer algo?
- Sólo una cosa, cógeme, méteme en tu boca y deja que me deshaga en ella e inunde tu paladar con millones de sensaciones.

Jamás me había dejado llevar por un impulso, como si en mi corazón volviera a escuchar un rotundo y sonoro bombeo me metí la pastilla en la boca, tras un rápido pestañeo comencé a ver los objetos de mi habitación de otro modo. No sabría explicar lo que me ocurría, es como si estuviera metido en un cuadro y una mano con un pincel coloreara los muebles, las paredes, mis ropas. No, un momento, no era una mano la que coloreaba mi mundo sino ¡un plátano!.

- Hola tronco, ¿mejor? – me dijo el plátano con una sonrisa.
- Hola, no sé si mejor pero algo diferente sí – le respondí a la fruta amarilla.
- Mi nombre es Sr. Plátano, ¿y el tuyo?
- No sé si podré acordarme de un nombre tan complicado de memorizar – dije riéndome –. Yo me llamo Peter.
- ¿Quieres venirte a dar una vuelta conmigo?
- Me vendrá bien salir a estirar las piernas – contesté sintiendo como aquel fuerte latido del corazón fue acompañado por otros más a ritmo de rock & roll.

Así fue como salimos a la calle, pero el cielo estaba oscuro, las nubes cubrían el sol y los árboles parecían terribles seres al acecho para atacar a cualquiera que osara pasear por el camino que se abría entre ellos.

- No sé si es buena idea salir de casa – le dije al Sr. Plátano –. Parece que se va a poner a llover.
- ¿Y eso qué más da? Lo mismo tenemos suerte y nos cae una lluvia de flores. Además tampoco está tan oscuro, mira tronco y aprende.

El Sr. Plátano se dirigió al camino y del rabo le salió un haz luminoso que inundó todo de colores, yo cegado al principio no conseguí ver nada pero al poco tiempo mi vista se acostumbró a aquello y pude comprobar como lo que antes era gris y sombrío ahora era de color.

- Ahora es tu turno, ¿ves aquella casa de allí? – me preguntó el Sr. Plátano.
- Sí – respondí –. Pero está hecha polvo, parece que haya sido abandonada hace mucho tiempo.
- ¿Estás seguro, has visto lo que he hecho yo antes? Creías que el cielo y el camino eran aterradores pero sólo para ti, para mi era un día espectacular. Además esa percepción es muy fácil de cambiar porque aunque no lo creas tienes poder para ver las cosas de otra manera. Venga, te toca a ti repetir lo que yo hice, verás como es muy sencillo.
- No sé si podré – le dije al Sr. Plátano.
- Claro que puedes tronco.

Así que me empecé a bajar los pantalones para inundar…

- ¿Pero qué estás haciendo? – me preguntó el Plátano.
- Pues echar un arco iris por el rabo como tú.
- El poder no lo tienes en la colita sino en tu cabeza, hay que ver que tontico eres tronco.

Ahora sí, cerré los ojos, pensé en piruletas rojas, gominolas multicolores, montañas de sugus y ríos de miel moviendo molinos de chocolate, al abrirlos aquella casa medio en ruinas se convirtió en una hermosa y limpia casita construida de dulces con un río como el que antes había visualizado.

- ¡Vamos a ponernos morados de golosinas Peter! – gritó el Sr. Plátano.

Y corriendo con él me dirigí hacia aquella casita de llamativos colores de la que daríamos buena cuenta.

martes, 27 de noviembre de 2007

Mentaltransformación (I)

Estaba oscuro, escuchaba en la lejanía ruidos provenientes probablemente de algún culo, me daban ganas de vomitar, no me atrevía a salir de aquella habitación agobiante, pintada de negro y únicamente adornada por un póster de Karina y un burro dándose un morreo. Sin embargo, entre aquellas paredes estaba todo lo que necesitaba, mi cama, mi colección de tebeos del Hombre Verdura, alguna que otra revista porno y mi videoconsola con el juego de Chuck Norris.

Buena parte de la habitación estaba ocupada por una caja fuerte, enorme, muy bonita, aunque algo oxidada, y a la que a veces escuchaba decirme: “Gilipollas, atontao, a ver si te cambias ya de ropa interior que hueles mal”. Supongo que sería mi imaginación porque creo que estas cajas no hablan, aunque son bien fuertes. De todas formas no perdería nada tapándole el agujero por el que emitía los sonidos, pero había un problemilla: no encontraba la llave.

Sin embargo un buen día, después de buscar la llave durante bastante rato, me di cuenta de que la tenía al alcance de la mano, como suele decirse estaba tan cerca que casi me quemaba. Por fin podría abrir aquella caja que llevaba tanto tiempo cerrada y descubrir qué se encontraba en su interior. Lo cierto es que es una paradoja tener delante de ti una caja fuerte pero no poder acceder a lo mejor de ella: su interior, porque por fuera puede ser todo lo bonita o fea que quiera pero lo interesante es averiguar que se encuentra dentro.

Ahora que tenía la llave sentía cómo el nerviosismo se apoderaba de mí, antes no tenía ninguna duda sobre lo que hacer con aquella caja pero ahora tenía dos opciones: dejarla sin abrir o descubrir que había en su interior. Era complicado decidirse porque desde hacía tiempo no corría por mis venas ninguna sensación de curiosidad, sentía la sangre horchatada, no tenía estímulos, simplemente me dejaba llevar y hasta algo tan simple como abrir una caja era para mí todo un reto.

Finalmente me decidí a hacerlo, pero a pesar de estar dentro de la habitación tuve la sensación de atravesar un largo pasillo plagado de zombies, vampiros, momias, hombres lobo y Marujitas Díaz antes de alcanzar la caja. Tras esquivar los envites de los monstruos, sudando y exhausto introduje muy lentamente la llave en la cerradura, la giré en el sentido de las agujas del reloj y tras escuchar un clic abrí la puerta para ver qué contenía en su interior. En primer lugar percibí que lo que más abundaba allí era polvo, mucho polvo, el cual me provocó un estruendoso estornudo llenando el aire de la habitación de estas partículas. Algunas motas me entraron en los ojos y después de restregármelos durante un rato conseguí, aún con mi sentido de la vista a medio potencial, ver que dentro del cofre solamente había tres píldoras, tres pequeñas y diminutas píldoras blancas.

domingo, 25 de noviembre de 2007

Dime una palabra

Después de más de dos años escribiendo en este cutreblog me gustaría dedicaros un post, en alguna ocasión lo he hecho a amigos concretos pero esta vez va a ser distinto. Quiero escribir un post en el que todos os sintáis partícipes, pero necesito de vuestra colaboración.

Es muy sencillo, tan solo tenéis que dejarme en los comentarios una palabra y yo intentaré escribir algo utilizando todas las que me hayáis sugerido. A ver cómo queda al final, lo único que os pido es un poco de tiempo porque seguramente no sea nada sencillo encajar en un texto un montón de palabras dispares. La fecha tope para dejarme palabras es el lunes que viene.

Además quería aprovechar para anunciar los próximos posts que podréis leer, se trata de un relato que he escrito hace poco y que como ha quedado un poco largo lo he dividido en cuatro partes que iré publicando. Espero que os guste y antes de que preguntéis, no me he metido nada para escribirlo, las drogas las produce mi cerebro.

sábado, 24 de noviembre de 2007

La canción de la semana

Hace poco por fin podemos disfrutar de quizás el mejor disco de Ian Brown desde que desaparecieran los Stone Roses (como ya sabéis uno de mis grupos favoritos si quitamos a bandas de los 60). El disco se titula The World Is Yours, en él encontramos 12 tremendas canciones cargadas de una majestuosa instrumentación y unas letras contundentes, temas como la Guerra de Irak, la hipocresía de la Iglesia, la grave situación de los niños de la calle o la demonización de la juventud son algunos ejemplos.

Aunque intentó contar con la participación en el album de Paul McCartney finalmente no pudo ser, a pesar de ello colaboran grandes músicos como Steve Jones y Paul Cook de los Sex Pistols, Paul Ryder de los Happy Mondays, Andy Rourke de The Smiths y Sinead O'Connor que canta junto a Ian el tremendo Illegal Attacks donde podemos escuchar varias veces un explícito "Soldiers Come Home". Un disco muy pero que muy recomendable para disfrutar plenamente de la música, y aunque Ian Brown siempre será el cantante de Stone Roses es evidente que en solitario también puede hacer maravillas.

Vamos a escuchar y ver su segundo single: Sister Rose.

jueves, 22 de noviembre de 2007

Mi amiga Amparo

Tengo una amiga que se llama Amparo, la verdad es que es una buena chica, muy alegre y que no pasa nunca desapercibida debido a sus nada comunes medidas. Mide 1,95 y pesa 130 kg. y es campeona de Europa de Pressing Catch, lo cierto es que este post es para homenajearla porque nos aprovechamos mucho de ella.

Amparo con las amigas que me va a presentar un día de estos

Tener una amiga de semejantes dimensiones y con una velocidad tremenda para repartir hostiejas te permite salir más tranquilo de marcha. Hay mucho buscalíos suelto por ahí pero con Amparo y su grupillo no se atreven a meterse porque ya la conocen y saben que a la mínima que se pasen se llevan una caricia con la mano abierta.

¿En los pubs qué es lo más coñazo? Si están llenos de gente sin duda el momento de salir, alguien tiene que hacer de avanzadilla y todos se hacen los remolones, es un rollo tener que ir pidiendo perdón para que te dejen pasar, meterte entre medias de grupillos, con mi torpeza habitual suelo tirar algunas copas y soportar la mirada amenazante de los que ya están un poco chispados, en definitiva que yo si puedo me intento escaquear de salir el primero. Pero con la Amparo no hay problema, encabeza la comitiva y como una máquina quitanieves va apartando hacia los lados a todas las personas que se interponen entre ella y la puerta de salida.

¿Y en los conciertos qué me decís? Siempre hay alguno que suele llegar tarde pero con la cantidad de gente que hay es complicado encontrar a tus colegas. Con la Amparo no tienes problemas, echas una rápida mirada al horizonte y donde veas un ser que sobresale, tanto de ancho como de alto, allí estarán todos los amiguetes a su sombra.

Pero lo mejor de todo es que la Amparo es una buena tía con la que puedes contar para cualquier cosa, eso sí, si alguna vez la conocéis no dejéis que os de un abrazo.

martes, 20 de noviembre de 2007

Meme definiéndonos

Hoy de nuevo toca otro meme, esta vez me ha nominado "Mi arma". Cuando léi las preguntas me dije :"este meme es ideal para contestar chorradas", sin embargo hablando el otro día con una amiga casi que me convenció para que respondiera en serio. Así pues, y sin que sirva de precedente, un meme que no hago inventándome las respuestas.

Edad
27 añicos.

Día de la semana
Sábado o domingo que no tengo que trabajar.

Mes
Aquel en el que tenga vacaciones y no tenga que trabajar.

Algo que no soportes de una persona
La soberbia.

Si quieres ligarte a alguien ¿Cómo lo haces?
Ya empezamos con las preguntas jodidas, en primer lugar soy tímido a más no poder para estas cosas; en segundo lugar no tengo ni idea de ligar; y en tercer lugar supongo que diciéndole a la chica en cuestión que me gusta y mi corazón hace pom pom al estar a su lado (esto se lo diría después de desaprovechar 3 o 4 match balls, vamos que me cuesta mucho soltar lo que siento).

¿Te gusta conducir?
Depende de la situación, a veces me gusta conducir pero me siento más cómodo siendo conducido.
(En esta pregunta casi todo el mundo habrá pensado en que la pregunta se refería a conducir coches).

Algo que eches de menos
La inocencia de la niñez.

Tres cosas que te gustan de ti
- La paciencia.
- Mi capacidad de adaptación al entorno.
- Cierta facilidad para analizar a las personas.

Tres cosas que no te gustan de ti
- Dificultad para exteriorizar sentimientos o inquietudes.
- Soy demasiado perfeccionista (estaría mejor ser un poco menos).
- A veces soy un poco cabezón.

Tres cosas que te den miedo
- El dolor.
- La guerra.
- La falta de libertad.

Tres cosas que lleves puestas ahora
Aquí sólo voy a decir una cosa: ropa; no llevo nada más, ni collares, ni pulseras, ni anillos ni reloj.

Tres cosas sin las que podrías vivir cada día
- Sin dormir bien.
- Sin mi blog.
- Sin ganas de vivir.

Tres de tus cantantes o grupos preferidos ahora.
Me es imposible elegir tres grupos actuales, seguramente me dejaría muchos, lo que sí tengo claro es que ahora mismo y seguramente durante todo lo que me queda de vida seguiré flipado con The Beatles, The Who y The Kinks.

Tres canciones favoritas en este momento.
- Ian Brown - Sister Rose.
- The Hives - Tick Tick Boom.
-
Blues Magoos - Gotta Get Away.

Tres cosas que quieras en una relación
- Amor.
- Respeto.
-
Sinceridad.

Dos verdades y una mentira
- Soy bastante tímido.
- No me gusta perder ni a las chapas.
- Fui campeón del mundo de halterofilia.

Tres cosas que te atraigan del sexo opuesto
- El lomo.
- La pechuga.
- La sesera.


Tres cosas que no puedes hacer

- Por poder hacer podría hacer lo que me diera la gana excepto aquellas que precisan grandes sumas de dinero.

Tres de tus hobbies favoritos
- Escribir en el blog.
- Hacer deporte.
- Escuchar música.


Tres cosas que estás deseando hacer ahora
- Retozar con alguna moza.
- Leer vuestros blogs.
- Comer algo porque estoy hambriento.

Tres sitios dónde te gustaría ir de vacaciones
- Me da igual el sitio siempre que no tenga que trabajar y vaya con buena compañía.

Tres cosas que te gustaría hacer antes de morir
- Escribir un libro.
- Tener casa propia.
- Haber disfrutado de la vida.

Tres cosas que te hacen llorar
Últimamente sólo he llorado por dos cosas: por amor y por el dolor físico, el cual llevo muy mal, menos mal que puedo tocar madera de que nunca haya tenido ninguna enfermedad grave.

Tres cosas que te hacen sonreír
- Las señoras refunfuñonas que se quejan por todo.
- Algunas ideas de bombero que tienen los niños pequeños.
- Ver a un grupillo de viejos al lado de una obra.

Tres cosas que te hacen reír a carcajadas
Pocas veces me rio a carcajadas.

Tres cosas que te parezcan maravillosas
- El amor.
- El sexo.
- El humor.

Tres cosas que te hacen la boca agua
- Una cervecita fresquita en verano.
- La comida cuando tienes hambre.
- Un hielo en la boca (esta la tenía que poner).


Tres cosas que te gustaría que te pasase este fin de semana
-
Conocer a la mujer de mi vida.
- Ganar el domingo en el futbol.
- Que me toque la lotería.


Y ahora las nominaciones que como soy malo malísimo es lo que más me gusta de los memes, esta vez voy a elegir a Cél, Elena y Lara.

lunes, 19 de noviembre de 2007

La ducha

Esta mañana me he levantado con más sueño del habitual, arrastrándome por el pasillo llego al baño, echo un caño, me lavo las manos y me quito las legañas de los ojos, a los cinco segundos como por arte de magia vuelvo a tener legañas. Me dirijo a la cocina a desayunar, tardo el doble de lo habitual en prepararme el desayuno (dos tostadas con tomate y aceite, cereales y zumito de piña).

Ya con la tripa llena, pero igual de empanado, voy al cuarto de baño a darme una duchita, me quito el pijama y los gallumbos, abro el agua caliente, joder que frío hace, me meto debajo del chorro de agua, ¡qué bien se está, es la gloria!. Ahora estaréis esperando a que me ocurra algo, alguna de mis torpezas pero esta vez, y sin que sirva de precedente, no me pasó nada destacable. Ese es el problema, que no me pasó nada, como si mi cerebro me abandonara por el desagüe me quedé en blanco, en modo zombie hasta que de repente escuché a la neurona bostezar y me desperté. No sabía cuánto tiempo llevaba en la ducha pero debía ser bastante, salí corriendo, me sequé a medias, me vestí y salí pitando.

Normalmente suelo estar en la ducha de 5 a 10 minutos y esta vez fueron 20. Estoy un poco acojonao porque lo mismo mi neurona se me está haciendo mayor y necesito comprarme otra, ¿alguién sabe cuánto cuestan?.

domingo, 18 de noviembre de 2007

Las tragaperras

Si os fijáis en el nombre de la máquina en cuestión lo dice todo: "tragaperras", es decir, es un cacharro que se traga tu dinero. Y a pesar de ello ¿por qué hay gente que se deja sus euros en ellas? Este es un ejemplo de los muchos que hay en nuestra sociedad, gente con una enfermedad que les provoca no ser capaces de controlarse ante ciertas cosas: son adictos al juego, al alcohol, al tabaco o cualquier otra droga, al sexo...

Hoy he visto a una señora, en el bar al que vamos a tomarnos una cervecita después del fútbol (por cierto después de 3 partidos seguidos ganando hemos perdido), jugando en una máquina. Una tras otra iban cayendo las monedas por la ranura, cuando se le acabaron metió un billete y luego otro hasta que se quedó sin dinero. ¿Pero qué hizo? Pues le pidió al camarero que apagase la máquina mientras iba a por más pasta porque tenía el premio a puntito de salir. A los 5 minutos vuelve con dinero fresco, enciende la máquina y se vuelve a meter en su mundo.

Sin duda es un trastorno psicológico, provocado en primer lugar por una sociedad hipócrita que dice "pobrecitos estos enfermos" pero que después no incita a todos a jugar. Pero la pregunta clave es ¿qué lleva a estas personas a no ser capaces de dominarse? En mi opinión se debe a una falta de equilibrio en sus vidas, seguramente tengan un vacío provocado por alguna situación concreta y para no enfrentarse a ella pasan un rato echando dinero en una máquina, sin embargo al final se encontrarán con dos problemas. Además seguramente el nuevo sea aún más complicado de resolver puesto que los afectados no suelen reconocer que lo tienen, como en cualquier adicción dirán frases como "yo controlo".

Lo que tengo claro es que en estas enfermedades psicológicas podemos caer todos, lo único que nos queda es fortalecernos mentalmente y buscar un equilibrio que incluso el problema más gordo no sea capaz de derrumbarlo.

sábado, 17 de noviembre de 2007

La canción de la semana

No sé qué tiene Suecia pero de allí salen unos grupos estupendos, uno de estos grupos es The Hives que tienen el honor de ser los primeros en aparecer por segunda vez en esta sección. Lo cierto es que para mi sus discos tampoco son para tirar cohetes, sin embargo tienen unos singles que son pura dinamita, joyitas en forma de canción que se te cuelan hasta dentro del cerebro y que luego cuesta dejar de tararear.

Y como muestra el primer single de su nuevo trabajo The Black and White Album, la canción se llama Tick Tick Boom.

miércoles, 14 de noviembre de 2007

El juego de Chuck Norris

Hace tiempo ya, escribí un post sobre el bueno de Chuck Norris pero lo increíble es la fama que se ha labrado el tío. Ahora es algo así como un superhumano con infinidad de poderes, un tío serio, duro e implacable con sus enemigos.

Además tiene videojuego en línea con la infinidad de frases que abundan en la red contando sus azañas:

http://www.artecartum.com/jogo007.html
Teclas: cursores, Ctrl., y barra espaciadora

martes, 13 de noviembre de 2007

ÉlÉl o EllaElla

Muchas veces he hablado aquí sobre los YoYo, son aquellas personas que solo hablan de ellas mismas: "sí, porque yo juego genial al mus", "yo es que tengo un coche con un motor que es la hostia", "yo es que he de reconocer que estoy bastante bueno", "yo es que me he leído el Ulises de Joyce y me ha encantado".

Hoy vamos a hablar de otra modalidad del YoYo, es el ÉlÉl o EllaElla, dependiendo de si la persona de la que hablan es un tío o una tía. Generalmente este tipo de personas suelen ser señoras con hijos, que como no tienen ninguna conversación a parte de los cotilleos del barrio muy a menudo sacan el tema de su descendencia. Para ellas sus hijos son los mejores del mundo, me parece perfecto, pero cuando siempre están alabando sus excelencias acaban cansando. Son pesadas, cansinas y repetitivas:

"Es que mi David ha empezado a trabajar en una empresa como directivo en el Departamento de Estupideces, no veas que guapo va todos los días a trabajar con su traje de marinero y gorro de vaquero. La verdad es que está muy contento porque gana un pastón, ahora creo que más o menos 20.000 euros del monopoly al mes pero eso es porque lleva poco tiempo, le han prometido que en un año le dan un par de casas y un hotel. Además está haciendo un Máster del Universo en Relaciones con Chupópteros, Gusanos y demás especies repugnantes de la sociedad, le cuesta una pasta pero como es tan inquieto necesita estar aprendiendo contínuamente".

Vecinos con los que me cruzo en la escalera
Son vomitivos

La señora en cuestión podría seguir así durante bastante tiempo, pocas veces se la escuchará hablando de ella misma, sin embargo rara vez se la escuchará hablando de algo distinto a su David. Para terminar quería dedicar el post a mi madre que tiene que soportar a algunas vecinas de este tipo, porque ella es muy educada que si se pareciera un poco a su hijo ya las habría mandando a freir espárragos.

domingo, 11 de noviembre de 2007

La Fiesta de la Manzana

Chimi y Chomo iban correteando en busca de manzanas, era un día espléndido, la luz del sol se adentraba entre los huecos que dejaban las hojas de los árboles creando una atmósfera mágica en el suelo del bosque.

- Seguro que encuentro la mejor manzana para la Fiesta de la Manzana - le dijo Chimi a Chomo.
- Creo que este año va a estar difícil encontrar buenas manzanas, me han contado que hay una plaga de gusanos - le contestó Chomo.
- Seguro que no tenemos problemas en encontrar buenas manzanas, no te preocupes - añadió Chimi soltando una estruendosa carcajada.

Chimi y Chomo eran dos buenos amigos aunque bastante diferentes. Chimi era un ratoncito de color blanco, con un pelo brillante y hermoso que cuidaba constantemente, de hecho era extraño no verle acicalándose a base de precisos lametones. Sin duda era uno de los ratones de la zona que más hijos podría tener puesto que casi todas las ratoncitas del lugar estaban loquitas por él. En cambio Chomo era lo opuesto a su amigo, su pelo grisacio y apagado no tenía demasiada buena pinta, además sus enormes orejas eran un buen objetivo para los insultos de sus vecinos. Pero a él le daba igual, ya estaba acostumbrado a ello y gracias a sus enormes orejas le entraban facilmente los insultos por una y le salían por la otra a gran velocidad.

Seguro que este año lograban ganar el concurso puesto que Chimi hacía unos meses había encontrado una zona de manzanos que seguro nadie conocía, además recuerda que se veían muy apetecibles las manzanas colgando del árbol. Pero mientras iban hacia el lugar que Chimi había hallado Chomo vio una manzana:

- Espera Chimi, he visto una manzana - le dijo Chomo a su amigo.
- Pero si donde vamos tendrás un montón - le señaló Chimi.
- Ya, pero recuerdo que cuando era pequeño estos árboles daban las manzanas más dulces que he comido.

Y acercándose a la manzana contempló que no tenía muy buen aspecto, aún así Chomo no se dejó llevar por las apariencias y entregándose a la intuinción le dijo a Chimi que aquella iba a ser la manzana que presentara al concurso.

- ¿Pero cómo vas a presentar eso? Si tiene la piel con manchas y nada tersa.
- Pues no lo sé, pero me ha parecido hermosa, aún con sus defectos.
- Tú mismo - concluyó Chimi pensando que su amigo era más raro que un perro verde.

Chomo escondió la manzana tapándola con hojas que había alrededor para acompañar a su amigo al lugar que decía. Y así llegaron a los 10 minutos, encontraron algunas manzanas, no demasiadas y las que había estaban ya podridas, todas menos dos, eran manzanas rojas de un aspecto muy saludable, la piel era tersa, dura, brillante y muy apetecible. Eran el tipo de manzanan que Chimi había tenido en mente desde un principio así que en cuanto las vio dijo:

- ¡Una de esta será la manzana ganadora en el concurso!, yo voy a coger esta, coge tú la otra - le dijo dirigiéndose a Chomo.
- No sé Chimi, la verdad es que tiene muy buena pinta pero a mi me gustó la que vi antes, creo que me voy a quedar con la que tengo escondida - señaló Chomo.
- Jjajajaj, pero ¿cómo piensas ganar con aquella manzana?, cada día estás peor de la cabeza - dijo Chomo sintiendo un poco de lástima por su amigo, sin duda las neuronas estaban abandonando su cerebro por sus orejotas, sonriendo tras este pensamiento.
- Pues a lo mejor estoy mal de la cabezota pero la manzana que vi será la que presente al concurso - dijo Chomo muy serio medio enfurruñado.

El día siguiente se presentaron en el punto de todos los años los participantes en el concurso de la Gran Fiesta de la Manzana. Como había pronosticado Chomo, había sido complicado encontrar manzanas puesto que el número de concursantes era bastante inferior al de otros años; y al darse cuenta de ello Chimi se puso la mar de contento porque sin duda no tendría rival con su hermosa fruta. Los jueces tomaron nota una a una de cada una de las manzanas, el primer criterio valorable era el aspecto exterior y cómo no, la manzana de Chimi obtuvo la máxima nota, un 10; en el otro extremo se encontraba la de Chomo, con un 1 parecía que las posibilidades de victoria se esfumaban.

- Jjajajaj, mira que te dije que cogieras la manzana que te ofrecí, ahora tendrías posibilidades de ganar - le dijo Chimi a Chomo.
- Tal vez tengas razón pero aún queda la valoración del sabor de la manzana - respondió Chomo, aunque sabía que sus posibilidades de victoria eran casi nulas.
- Eres la monda Chomo, si algo bueno tienes es el optimismo, pero me parece a mi que esta vez la victoria no se me escapa.

Y así fue como los jueces comenzaron a abrir una a una las manzanas, el orden comenzaría por la fruta que menos nota sacó en la prueba del aspecto y esa era la del bueno de Chomo. Se abrió la manzana por la mitad y se cortó en 8 pedazos, uno para cada juez, al primer mordisco les cambió la cara, la manzana que por fuera parecía un poco pachucha por dentro tenía una pulpa firme, muy dulce y tremendamente jugosa, quizás la mejor manzana que nunca habían probado. La nota no podía ser menos que un 10. Todos los demás participantes se quedaron alucinados, no podían creer que aquella manzana guardara en su interior algo tan delicioso. Aún así no peligraban sus posibilidades de victoria porque el 1 que Chomo había recibido en el primer criterio de valoración le eliminaban de entre los favoritos.

A continuación se abrieron el resto de las manzanas y ante el asombro de los vecinos y participantes cada fruta contenía varios gusanos blancos, era algo kafkiano, en un momento hubo presentes más gusanos que ratoncitos. Ya sólo quedaba la manzana de Chimi por abrir y como había ocurrido con el resto, en el interior había toda una familia de gusanos poniéndose morados de comida. En ese preciso momento se hizo el silencio, aquella había sido la peor Fiesta de la Manzana que jamás se había celebrado, la peor para todos excepto para un ratoncito, Chomo, que sin duda era el más feliz del mundo. Todos obtuvieron un cero patatero en la segunda calificación, así pues el ganador era Chomo; fue agasajado con medio queso de Cabrales y un dedal de sidra que le supieron a gloria, pero lo mejor fue el respeto que se ganó de todos y cada uno de los ratoncitos allí presentes que reconocieron su merecida victoria.

sábado, 10 de noviembre de 2007

La canción de la semana

Esta semana otro clásico, nos vamos a 1967 a escuchar una canción de uno de los grupos mod por excelencia: The Small Faces. Voy a contar un poco sus comienzos porque son curiosos.

Marriott (guitarra y voz, pedazo de voz que tiene el mozo) trabajaba en una tienda de instrumentos musicales en Londres a la que entra Lane (bajo y voz) con su padre para comprarse un bajo nuevo. Supongo que compartían gustos similares, los dos eras mods, quedando para escuchar discos más tarde. Y aquí nació el grupo, cogieron a dos colegas y se pusieron a tocar como locos por ahí. Lograron tocar fuera de Londres en un garito de Sheffield pero duraron 3 canciones porque el público estaba lleno de borrachos, así que se fueron a un club mod cercano y tocaron gratis flipándolo todos los allí presentes. Su segunda gran actuación fue en el club Cavern de Londres donde estuvieron rodeados por un montón de fieles.

Lo del nombre también tiene su miga, surgió porque una amiga de Marriott les dijo que tenían unas caras pequeñas (small faces), además "face" en el argot mod quiere decir "destacado" o "popular" por lo que les encantó el nombre. Lo de small viene de su estatura, todos ellos eran bastante bajitos (poco más de metro y medio), de hecho hay un rumor que señala que la salida de uno de los integrantes del grupo a finales del 65 se debió a que era demasiado alto.

Quien quiera saber más de esta pedazo de banda, que a pesar de sólo permanecer como tal durante 4 años ha sido el pilar para muchísimos grupos posteriores, que busque por internet que hay información para aburrir. Eso sí, vamos a escuchar una de sus canciones: The Small Faces y su Tin Soldier.

jueves, 8 de noviembre de 2007

Meme o... (pues vete al baño gilipollas)

Hacía mucho que no me nominaban a algún meme y en poco tiempo este ya es el segundo, supongo que irá por rachas. En esta ocasión ha sido mi amiga Clipper la que se acordó de mi así que allá van las respuestas a unas sencillas preguntillas:

1. Coge el libro más cercano, ve a la página 18 y transcribe la línea 4.

"cordiales relaciones."

(Llevo ya más de dos meses leyéndome Ana Karenina, voy por la página 604 pero es que aún quedan otras 423, menos mal que a pesar de ser un culebrón me está gustando)

2. Cuenta lo último que viste en la tele.

Muchachada Nui.

3. Aparte del ruido del ordenador, ¿qué más se escucha en este momento?

A mi neurona chocándose contra las paredes de la cabeza. Es que la cabrona quiere escapar, una vez estuvo a punto se salirse por una oreja, menos mal que me metí el dedo en ella y la empujé para dentro.

4. ¿Cuándo te reíste por última vez?

Hace unos minutos cuando viniendo de currar, he visto sentado en un banco cerca de mi casa a uno de los borrachos del barrio tocando la guitarra y cantando de una forma un "tanto especial".

5. ¿Qué hay en las paredes donde te encuentras ahora mismo?

- Pintura.
- Un poco de mierdecilla en algunas zonas
- La foto enmarcada de mi primera comunión, que me recuerda que aquél fue el punto de inflexión de mi descomunicón con la iglesia. Decir que la foto está detrás de la puerta y porque mi madre no quiere tirarla que sino ya la habría quemado.
- Dos pósters de los Simpons (uno imitando la portada del Abbey Road de Los Beatles y otro de Homer como si fuera el Hombre de Vitruvio de Leonardo da Vinci).
- Unas cuantas estanterías llenas de libros.
- Otras cuantas estanterías llenas de CD's.

6. ¿Cómo vas vestido/a en este momento?

¿Por qué debería ir vestido? Aunque bueno, ahora coincide que llevo unos vaqueros y un jersey a rayas grises y verdes.

7. Algo que los bloggers no sepan sobre ti

Que tengo un lunar cercano al ojete en el moflete derecho del culo (esto es cierto).

8. ¿Cómo son tus manos?

Con cinco dedos finicos y largos, algunos de la mano derecha tienen alguno callo. ¡¡¡Y no es por las pajas malpensados!!!, es por coger la raqueta cuando voy a jugar al frontón.

9. ¿Qué ves desde tu ventana?

Oscuridad, un parque vacio y las luces dadas en algunas habitaciones del edificio de enfrente.

10. ¿Qué imagen podría definirte?


Y esta vez voy a nominar que hace mucho tiempo que no lo hacía, estas son las agraciadas y el agraciado:

- Peterpanpais
- Eva
- Chiripitiflautica
- Cristiniña
- Modesto

martes, 6 de noviembre de 2007

El niño predicador

Seguro que ya muchos lo habréis visto pero no puedo dejar de ponerlo en el blog. Alucinante que en el siglo XXI todavía haya gente pensando que los seres humanos no venimos del mono y que la teoría de la evolución es una falacia. El protagonista de este vídeo te hace gracia por un lado y por la otra te da rabia escuchar la cantidad de gilipolleces que dice.

Pero mejor que juzguéis vosotros mismos:

domingo, 4 de noviembre de 2007

Otra historia más del abono

Lo mio con el abono transporte ya va a ser un culebrón, a parte de caerse por ahí el billete, dejármelo a veces en casa y tener que volver a por él, joderse cada dos por tres y eso que no lo acerco a ningún imán, ahora he descubierto que me lo puedo cargar de otra forma.

Voy a entrar en los tornos del metro, saco mi abono, por la derecha va a pasar una señorita de bastante buen ver bañada en perfume, sin duda era una barrera infranqueable para que no se la acercaran pesados. Sin embargo, al estar tan próximos ambos tornos no tuve más remedio que entrar en su halo perfumado, lo que me provocó un estupendo estornudo y en consecuencia mi billetito completamente babeado. Buahhh no pasa nada - pensé, lo limpio con el pantalón y ya está. Sí, sí, eso es lo que yo creía. Lo meto por la ranurita y espero que salga por la otra, espero que salga por la otra, espero que salga por la otra, joderrrrrr que ya estoy harto de esperar y me estoy rayando. No me lo puedo creer, ¡se ha quedado atascado el cabrón!

¿Qué hacer ahora? Estoy en unos tornos sin metrero a la vista, sólo un segurata en la lejanía, pues allí me dirigiré, pero ¿y si viene alguien, mete su bono y saca los dos llevándose el mio para regalárselo a su colega? En esta situación me gustaría poder tener el don de la duplicidad, dejar la mitad de mi custodiando el torno y la otra mitad que fuera a decirle al tío con porra que se me había atascado el billete. Pero vista la carencia de este poder (por ahora) llegué a la conclusión que lo mejor era jugársela y dejar unos segundos el billetito solo. Así que me dirigí al segurata, le dije que había metido mi billete y que no aparecía por el agujerico de salida. Lo siento, no puedo hacer nada, llama por el interfono - me respondió. Así que pulsé un botón gordote y dije a alguien con la boca llena (debía ser la hora del bocata o yo que sé) que no me aparecía el billete por el agujero de salir billeticos y que yo lo había metido bien pero que no salía el mamón y que se me había escapado un tren. Vale, vale - me dijo la voz - ahora va alguien para allá.

Estos solo cogen el metro cuando inauguran una estación

Mientras vienen me dirijo al torno hijoputa, un momento, ¿ahora cuál era?, pufff lo que me faltaba, tenía dudas entre tres pero al final me decidí por uno porque no era plan de tumbarme en el suelo todo lo largo de mi intentando que no pasase la gente por tres, bastante tenía con custodiar uno. En eso que aparece un metrero, oigaaaaaaaa, aquí aquí - le digo; lo siento, ahora viene alguien a ayudarle - me responde. Me cagüen la hostia, aquí nadie me hace caso. Y ya por fin aparece una metrera. Le cuento lo sucedido y casi sin escucharme le quita la carcasa metálica al torno y ve allí atascado un billete, tira de él pero no sale, al final tras pelearse con él lo saca todo negro y algo húmedo. Uppsss - pensé - está tocando mis babas - dándome la risa. La metrera se quedó un poco flipada viéndome reir, así que la jodía me pidió que le enseñara el cacho papel con la foto de mi cara para ver si coincidía el número con el del billetico. Y como eran los mismos me dejó en libertad, no sin pensar que debía tener algún problema mental.

miércoles, 31 de octubre de 2007

El hombre verdura

Madrid. Año 2.165

En una inmunda, agobiante y hedionda ciudad existía un hombre autosuficiente que no necesitaba de nada ni de nadie para sobrevivir. ¿Era un ser producto de una mutación o bien se trataba de una evolución superior del ser humano?

La característica más significativa de dicho hombre era que él mismo producía sus propios alimentos: en las orejas criaba patatas, en los sobacos recogía unas setas supernutritivas, en el ombligo tenía unos estupendos brotes de soja; y así, dependiendo de la fecha del año, disponía de gran cantidad de alimentos que le reportaban la energía necesaria para vivir sin tener que comprar nada. Además, del pelo le salía un montón de hojas a modo de enredadera cubríendole por completo, de esa manera estaba fresquito en verano y resguardado de las temperaturas más frías en invierno. De todas formas no era del todo cierto que no necesitara nada para sobrevivir, precisaba una serie de conocimientos para mantenerse sano y fértil, información que encontraba en libros.

Necesitaba en primer lugar saber cuáles eran las mejores fechas para el cultivo de una determinada planta, buscó información sobre abonos naturales para experimentar sobre su cuerpo, en definitiva precisaba conocer cómo mejorar su cosecha. Pero por otro lado también era preciso cultivarse en otro sentido, debía adquirir conocimientos que le permitiesen enfrentarse al mundo exterior, ya que desde temprana edad había arrostrado numerosos ataques por ser distinto. Y la mejor manera de defenderse de ellos era sabiendo dialogar, poniendo sobre la mesa argumentos irrefutables que tumbaran cualquier razonamiento adverso. El problema es que por muchos argumentos sin discusión que utilizara al final sus detractores anteponían su mayor número a la verdad.

Así pues, lo más urgente en aquel momento era esparcir sus genes, lograr que en unos años existiese un número mayor de seres independientes en cuanto a recursos materiales se refiere e independientes en la forma de pensar. Gracias a la investigación que llevaba realizando durante 10 años aquel hombre verde logró encontrar una forma para que la mayoría de los niños que nacieran lo hicieran portando su gen mutado. Lo único que debía lograr es que los hombres ingirieran unas esporas, las cuales dentro del organismo humano se adherían a los espermatozoides modificando su estructura.

Y como el hombre verdura había predicho llegó el momento en el que fue transladado a la fuerza a un recinto de seguridad en donde no volvió a ver la luz jamás; aún así no le importaba, ya había logrado expandirse aunque nadie lo supiera. En aquel momento el gen defectuoso estaría presente en el cuerpo de cientos de humanos, la naturaleza se encargaría de hacer el resto extendiendo a este nuevo ser humano autosuficiente.

lunes, 29 de octubre de 2007

¿Quieres vivir más de 100 años?

Un señor ucraniano al cumplir 116 años nos da las claves para llegar a esta edad:

- De acuerdo a mis creencias cristianas no hay que tener sexo antes del matrimonio, así que nunca tuve una esposa.

- La gente que no se casa vive más, los casados se pelean todo el tiempo y eso no es bueno para la salud.

- Nunca he sentido curiosidad.

- Las personas que saben demasiado siempre tienen un desagradable final. Mejor quedarse estúpido, y no preguntar demasiado.

- Cuanto menos se sabe, más se vive. La ignorancia es larga vida y felicidad.

Además el señor está orgulloso de sólo haber ido al colegio dos días, lo justo como para aprender a escribir su nombre.

Resumiendo, para pasar de los 100 hay que mantenerse virgen, no casarse, no sentir curiosidad y aprender lo menos posible. Así que me parece a mi que muchos de vosotros ya no pasaréis la barrera de los 100.

Fuentes:
http://www.ananova.com/news/story/sm_2305121.html
http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/misc/newsid_6454000/6454239.stm

domingo, 28 de octubre de 2007

La plaza de la vida y la muerte

Estábamos a mediados de los años 80, llegaba a casa después del colegio, hacía corriendo los deberes, rápidamente me calzaba mis zapatillas, cogía mi balón y me largaba a jugar un rato al fútbol o a las canicas. Eran días felices, en el colegio me lo pasaba bien, me gustaba aprender y tampoco necesitaba esforzarme demasiado, de forma que no era un suplicio pasar gran parte del día allí metido. Por otro lado el colegio estaba a 1 minuto de mi casa y salíamos a jugar a la plaza en el que estaba situado.

Pero dicha plaza era la cara por la mañana y la cruz por la tarde, además la cruz se iba haciendo cada vez más grande según avanzaba el día, por la noche era mejor evitar la zona. La plaza y un pequeño callejón cercano con un jardín pelado se llenaban de zombis, merodeadores de las sombras, apestados de la sociedad que encontraron un lugar en el que saciar su sed de heroína, una plaza en la que horas antes un grupo de niños la llenaban de ganas de vivir.

Siempre recordaré las advertencias de mis padres de que no me acercara a los drogadictos y que no tocara las jeringuillas que a veces nos encontrábamos. He de decir que no vivía ni vivo en ningún barrio marginal, es simplemente un barrio de gente humilde y trabajadora, pero en aquellos años 80 la droga enganchó a una generación de jóvenes. Faltaba información, se quería vivir a tope, había ansías de rebeldía y algunos cayeron en la trampa. Muchos de aquellos yonkis murieron, otros siguen vivos aunque no podrán borrar las secuelas de aquellos días en los que se pinchaban en la plaza de mi barrio. Pero a pesar de las advertencias yo no sentía peligro en ellos, nunca se metieron con ninguno de los críos que jugábamos al fútbol, de hecho en alguna ocasión nos pedían la bola para dar unos toques, dos o tres como máximo puesto que se tambaleaban en sus patas de alambre terminadas en zapatillas J’hayber.

Me pregunto si habría acabado como ellos si en aquella época en vez de tener 7 u 8 años hubiera tenido diez más, nunca lo sabré pero lo que sí tengo claro es que nadie estaba a salvo del peligro de la droga. Por eso este post de reconocimiento para aquellos pocos vecinos que lograron salir del agujero y consiguieron rehacer su vida.

sábado, 27 de octubre de 2007

La canción de la semana

Hoy toca canción moñona, una baladita de uno de los grandes grupos que surgieron en la década prodigiosa. Allá por el año 1965 un grupo llamado The Troggs sacaron un single que fracasó estrepitosamente y como suele ocurrir en estos casos se empieza a dudar de su calidad, menos mal que a principios del 66 sacaron LA CANCIÓN: el tremendo Wild Thing, ¿quién no la ha escuchado cientos de veces?. Sin duda se convirtió en su canción estrella, esa por la que siempre serán recordados.

Sin embargo, a los que nos gusta el grupo podemos decir que tienen un montón de excelentes canciones, lo que ha derivado en ser una banda muy influente para grupos posteriores como los Stooges de Iggy Pop o los Ramones por ejemplo. Sus canciones han sido versionadas por cantidad de bandas y podemos escucharlas en multitud de películas. Y un ejemplo es la canción de la semana, llevada de nuevo a los oídos de medio mundo por Wet Wet Wet con la que llegaron al número 1 de las lista de éxito, además de aparecer en la película Cuatro bodas y un funeral de Hugh Grant.

Vamos a escuchar la canción que estoy deseando hacerlo por tropecienta vez más, ellos son Los Troggs y la canción Love is All Around.