miércoles, 4 de enero de 2006

Esperanza Aguirre es una tramposa

Os acordáis del tío que iba a parar el reloj de la Puerta del Sol durante tres minutos después de las campanadas, pues el pobre no ha podido conseguir el reto. Finalmente, según comenta el mentalista, el primer minuto del año sólo duró 42 segundos y no consiguió lo que se había propuesto porque la Comunidad de Madrid hizo trampa (y seguro que la idea fue de Esperanza Aguirre, es que mira que es bruja).

Como es lógico el reloj tiene su propio mecanismo por lo que no necesita que nadie esté presente para que funcione correctamente. Pues ese día parece ser que había 5 operarios que manipularon el reloj cuando se dieron cuenta de que no churulaba bien, y de esto se queja nuestro héroe del tiempo, de que la señora Esperanza Aguirre no permitiera que un notario certificara la consecución o no del reto y la no interferencia de nadie.

Y ahora me pregunto yo, ¿qué ha pasado con esos 18 segundos del primer minuto del año? ¿Cuáles puedes ser sus consecuencias? A mi no me vendrían 18 segundos extras para utilizarlos en el momento que me pareciera más adecuado. Y otra pregunta, yo tengo facilidad para cargarme las cosas, no sólo relojes, también objetos decorativos, mi mp3 o engancharme la ropa, ¿soy un mago por ello?

12 comentarios:

LaBaLaPeRdIdA dijo...

había alguien pendiente de este tio a las 00:00?????????

Chasky dijo...

Claro, todas sus amantes, este tío está rodeado de mujeres porque es capaz de alargar ese momento sexual de la pradera el triple que cualquiera, para el tiempo y a disfrutar.

aberron dijo...

El mentalista no pudo concentrarse. La culpa: las bragas de la Igartiburu.

Chasky dijo...

Joder, joder, joder y yo me senté a tomar por culo de la tele y no le pude ver las bragas, me cago en tó. ¿De qué color eran?

Harry.c dijo...

Chasky, tú eres un mago, pero no un farsante.

Aberron, muy bueno lo de las bragas de la Igartiburu. Cuando se las vi no daba crédito. Se puede ser más hortera?

Chasky dijo...

Que va, yo no soy ningún mago, a los únicos magos que he conocido han sido Oliver y Benji, que eran los magos del balón.

SebastianDell dijo...

Los 18 segundos de cada uno de vosotros los tengo yo. El que los quiera, que me lo diga y negociamos el precio. Y para aquellos incautos, tener en cuenta que ahora esos segundos no valen nada, pero a los 90 años, son mucho más valiosos. Y por supuesto, mucho más caros.

Ustedes lo pasen bien.

Saludos cordiales,

El segundero.

Chasky dijo...

Fíjate con 18 segundos de cada uno vas a vivir unos cuantos añitos más, ya que los has conseguido ni se te ocurra dárselos a nadie, y entrarás en el libro de los récords como la persona con el blog en activo desde hace más tiempo.

vitore dijo...

Pues si sebastiandell tiene 18 segundos yo tengo 18 primeros y no los vendo porque no sé si sirven para algo. Todo sea dicho.

Deyector dijo...

Con razón tenía esa cara de frío la pobre Igartiburu

Chasky dijo...

Yo creo que la pobre tenía frío porque para dar las campanadas hay que ir ligerito de ropa, que estorba demasiado para tal menester.

Sr. Bonares dijo...

Esto no puede ser, no se puede tratar a un profesional de este modo, dejenle trabajar por favor!!! lo q noto es q la coartada de este mágico mentalista (já!!! tiembla Anthony Blake!!!) tiene alguna lagunilla... cómo es posible q los operarios controlaran el reloj si en una mano tenían el plato con las uvas y la otra la utilizarían para llevárselas a la boca??? ein???

Creo q este hombre lo q debería es dejar el trabajo en manos de auténticos prefesionales del control del tiempo, como McFly y Doc o en prestigiosos mentalistas como Luca Casella o Tony Kamo.

Esperanza Aguirre te odio!!! mala!!!