viernes, 18 de noviembre de 2005

gymkhana diaria

Cada vez me resulta más jodido andar por mi barrio, todos son dificultades y obstáculos. Es importante que la carretera esté bien, tenga buen asfalto y no haya nada en medio, pero también es fundamental que las aceras estén más o menos limpias.

Si mi estado es más o menos decente puedo, no sin a veces problemas para decidir el mejor camino, sortear los obstáculos que van del metro a mi casa (4 minutos). Pero normalmente mi estado puede ser de estos tipos en un día de diario: mañana (camino del curro) = ojos pegados de sueño y pequeñitos; tarde-noche (viniendo del curro) = ojos pegados de sueño y pequeñitos; y los fines de semana por la noche = ojos abiertos y grandes pero que no ven bien, o mejor dicho el doble de bien.

El caso es que voy andando y tengo que sortear cagarrutas de perros, algunas parecen humanas pero me niego a pensar esto, saliva humana (o canina), charcos que se forman cuando llueve, barro, agua de regar los tiestos, que como te descuides te duchas, la señora o señor echando el agua, sobrante de limpiar el portal o bar, en la calle, basura tirada en el suelo porque no cabe más en los cubos de basura.

Y encima de todo me tengo que jugar la vida, porque tanto a primera hora de la mañana como a última de la tarde la gente empieza a aparcar los coches donde puede. Y como no todo el mundo dispone de plaza de garaje ni de un hueco autorizado a aparcar lo hacen en cualquier sitio (yo también lo haría): si ponen el coche encima de la acera tengo menos espacio para pasar, pero cuando lo hacen en el paso de cebra hay veces que no puedo cruzar porque además están todos los coches muy pegados y no encuentro lugar para hacerlo, así que finalmente acabo pasando por encima del coche que está aparcado en el paso de peatones, y si no que no lo hubiera puesto ahí, porque no veo bien y pienso que es una elevación del terreno.

Todo esto, más o menos puedo evitarlo si mi cantidad de alcohol en sangre no es muy alta, pero cuando lo es, todo lo que antes sorteaba ahora me lo como y lo sé por el estado de mis zapatillas y los bajos de los pantalones, que se encuentran en un estado lamentable y maloliente al día siguiente.

Nota: pongo el concepto gymkhana en hindú (gracias harry) porque no existe en castellano, lo mas aproximado sería juegos gimnásticos o algo así, y no estoy ya para esas cosas.

9 comentarios:

milena de las sexperiencias dijo...

Ya, pero sino qué aburrida sería la vida.
Eso por lo menos piensan los alcaldes españoles...

Harry.c dijo...

Pues fíjate, no lo has puesto en inglés: Según la Wikipedia, gymkhana es un témino hindú. ;)

dfjhoszw dibuja fáciles jeroglíficos hasta olvidar su zozobra wilfredo

Chasky dijo...

gracias por el apunte, ahora mismo lo cambio.

Harry.c dijo...

Pues menos mal que la palabra la tomaron los ingleses y la respetaron tal cual, que si es por los americanos la cambian por Gymkanation.

oxubeg orientales xilofonistas universales buscan ejercitar gymkhanas

Deyector dijo...

Con razón nos reíamos tanto viendo como las pasaban los chinos en Humor amarillo, lo suyo al lado de Madrid era pan comido

Sr. Bonares dijo...

Esto mas que un post parece una "carta denuncia" de un programa como los de Tico Medina, esos de por la mañana. La verdad esq t veo bien, agil con las palabras, pero para que la denuncia ciudadana tuviera mayor efecto deberías plantearte llamar a algún programa como el de Maria Teresa Campos. No se, es mi modesta opinion.

He puesto el chip en "Mode: protesta"... ¡¡Nosotras parimos, nosotras decidimos!!!

Lo dice, el Sr. Bonares.

vitore dijo...

Y ¿qué me decis de los pobres que tienen que utilizar una silla de ruedas, que a veces se quedan encerrados en su propia manzana sin poder cruzar la calle?. Acongojante.

Chasky dijo...

Es que lo de los coches aparcados en los pasos de cebra es algo que debería evitarse, como digo es jodido aparcar, pero antes de dejarlo en un paso de cebra prefiero dejarlo a medio kilómetro. Aunque también es cierto que estás tan harto que al final lo dejas en cualquier lado.

Pilix Forever dijo...

Y que no pare, que no pare... o la economía se nos va a la mierda. Así de claro!