domingo, 25 de octubre de 2009

Mejor no tener suerte que tener mala suerte


Si nos pusiéramos a hacer una lista de la cantidad de gente que ha pasado por nuestras vidas, a las que hemos conocido en mayor o menor medida, seguramente algunos de nosotros ya tendría tarea para varios años.

¿Qué será de cada uno de ellos, cómo les irán las cosas? Seguramente habrá de todo, a los que les vaya estupendamente, mil veces mejor que a nosotros, y también indudablemente a los que les vaya mucho peor. Creo que en la vida la suerte es un elemento esencial, en muchas de las cosas importantes de nuestra vida no hemos intervenido para nada, por una casualidad no hemos topado con esa persona que nos hace tan feliz, con un trabajo en el que nos sentimos a gusto y ganamos una pasta, o ha salido ese número en la lotería que da un giro radical a nuestra vida. Esto es la suerte.

Creo en la suerte, sí, pero no creo que la suerte sea decisiva en la vida, cada uno de nosotros ha de buscarla, currárselo, y si nunca la encontramos no pasa nada, podemos ser igual de felices. Digo esto porque prefiero mil veces no tener suerte, tener que esforzarme por lograr algo y dar lo mejor de mi mismo en cada minuto de mi vida que tener mala suerte. Y para mí la mala suerte tiene un nombre: enfermedad. Puedes llevar una vida sanísima pero no estás a salvo de una enfermedad grave que condicione el resto de tu vida, o que incluso acabe con ella antes de lo que te gustaría.

Toda esta reflexión viene a cuento de que recientemente me han comentado que dos chavales con los que solía jugar al frontón están jodidos con sus enfermedades. Uno de ellos a los que hacía mucho que no veía tiene una extraña enfermedad en los huesos, parecida a un cáncer, ha sido tratado en EE.UU. y parece que está mejor pero el asunto parece muy serio. Con el otro últimamente coincidía de vez en cuando, pero le veía en muy baja forma, fallando bolas fáciles y la causa me la dijeron ayer: tiene esclerosis múltiple.

No cabe duda de ellos han de seguir luchando por ser felices y que no es el fin del mundo pero es una puta mierda que la mala suerte de una enfermedad caiga sobre ti. A veces pensamos que no tenemos suerte en la vida, que nos podría tocar la lotería para que cambiara, pero sólo con pensar un poco podemos llegar a la conclusión de que en realidad muchos de nosotros somos muy pero que muy afortunados.

23 comentarios:

Lileth dijo...

Totalmente de acuerdo contigo.

Besos

Ana dijo...

Yo tengo la sombra de la enfermedad, muy cerca de los míos. Esperemos que quede en eso...una sombra.

Por otro lado, estoy de acuerdo contigo, hay que currarse la suerte y disfrutar de lo que tenemos. Si echamos un vistazo siempre hay alguién cien veces peor.

Besitos y buen fin de semana

Lara dijo...

Bueno, yo creo que hasta una enfermedad tiene su parte positiva. Todo es cuestion de como lo mires y como lo lleves. En mi caso me salvó de algo mucho peor. Todo, todo tiene su parte buena y te lo digo yo con una esclerosis que te cagas, jajaja...

Rake dijo...

Tienes toda la razon!!
Aunque a veces ver esa mala suerte tan de cerca te ayuda a valorar las cosas realmente importantes.
besillos

Otoño dijo...

Incluso con enfermedad hay que seguir buscando la suerte :)
Pero coincido contigo en que es mucho mejor luchando por conseguir las cosas buenas, aunque no todo venga rodado

SehT dijo...

Te aplaudiría. La cosa es quejarse y creerse desgraciado por tener que levantarte cada mañana e ir a trabajar, o por tener exámenes horribles, o por tener unos kilitos de más, una nariz un poquito más grande... Nunca estamos a gusto, y deberíamos darnos cuenta de que todas esas cosas forman parte de nuestra vida, y que tenemos suerte de poder llevarlas a cabo.

Ainhoa dijo...

Muy profundo Chasky, pero es así.
Hay que disfrutar el presente, no sabemos que pasará mañana.

Belén dijo...

No puedo añadir nada... solo que estoy muy de acuerdo

Besicos

dezaragoza dijo...

Hoy te ha salido un post serio. Y con motivos. Un abrazo y, sí, tienes toda la razón: quién se queja no está valorando en su justa medida lo que tiene (normalmente).

DESPLAZADOS AL PARAISO dijo...

¡Guau! No te había leído nunca así de serio pero es que tienes toda la razón del mundo.
Eso de una enfermedad en tu vida es jodido, muy jodido.
¡Animo para esos dos chicos!
Un besote.

Anónimo dijo...

Muchas gracias, chasky, después de un dia de quejarme y pensar que todo es desastre e infortunio, has hecho que me vaya a la cama sintiendome afortunada y con una sonrisa!!

Chasky dijo...

Muchas gracias a tí señorita anónima por leerme.

sacris dijo...

Recuerdo un cuento de El Conde Lucanor que hablaba sobre un mendigo que comía altramuces y se quejaba, y entonces miró para atrás y vió a otro mendigo que comía las pieles de los altramuces que él iba tirando.

Y es que la vida a veces es una mierda, y nos empeñamos en compararnos con los que les va mejor olvidándonos de que hay otros a los que les va peor.

Mucho ánimo para tus colegas Chasky.

Inagotable dijo...

No tengo duda de que la mala suerte exista y yo puedo estar contento de que ésta no haya caído muy fuerte en mi vida, pero de la buena suerte no conozco mucho, pues como tú dices, soy más de pensar de que cada uno se trabaja a pulso su vida, aunque haya algunas personas a las que todo le viene rodado.

An dijo...

Mi hermano, hasta su ultimo día fue feliz...es curioso, pero fue feliz a pesar de saber que se moría y yo, jamas e tenido la impresión de ser infeliz...curioso que ambos, a pesar de nuestra modesta vida, siempre nos emos considerado muy afortunados...la buena suerte la trazamos notros y la felicidad..aun más. SAúdos amigo siento lo de tus amigos

lady dijo...

es una pena que haya gente con alguna enfermedad grave pero la vida sigue y tienes que ir superandolo.

Satie dijo...

Está claro que la línea entre la felicidad y la desgracia es demasiado fina.

carmncitta dijo...

has llegado a una gran conclusión chasky, a veces nos quejamos sin pararnos a pensar en lo afortunados que somos, ser felices, tener salud...

chapete dijo...

Toda la razón, macho.

Nunca pensamos la suerte que tenemos de estar vivitos y coleando.

Y que dure!!!!!!

iRiSë dijo...

Estoy total y absolutamente de acuerdo contigo. A veces me gustaría tener en cuenta mi suerte más a menudo... Un saludete :)

Herel dijo...

Una enfermedad o un accidente tonto pero grave... se escapa de nuestro control. Queramos o no tenemos que convivir con la suerte, es un factor más.

pumuki dijo...

cierto...totalemnte de acuerdo...
conozco a una familia, de la cual tres miembros, empezo uno hace dos años y en menos de tres meses los otrs dos, tienen y tuvieron cancer...
eso no es mala suerte, es hijoputada, de una forma pal que tien que la enfermedad y de otra forma para mi amigo, que en ese tiempo ha perdido a su padre, a su tia y ahora es su primo el que tien cancer...
no sabemos valorar loq eu tenemos...
no sabemos, simplemente... gggrrrrrr
es una pasada

sorderita dijo...

100% de acuerdo contigo apañero.

Aunque la frase esa de consuelo que dicen las viejunas "no te quejes que hay gente que está peor", podría contestarse con "y mejor, no te jode".