lunes, 11 de febrero de 2008

Potorro y los siete trabubus (IV)

Unos días después de diseñar el malvado plan, la bruja disfrazada con una careta de Karmele, hizo presencia en la casa de los trabubus, que en aquel momento no se encontraban en casa. Se apoyó en el alféizar de la ventana interrumpiendo el sueño de Potorro quien por la noche no había pegado ojo, ya que había estado de guateque con los pequeñines:

- Buenos días querida, soy una pobre anciana que voy a casa de mi hija al otro extremo de la playa y me pregunto si me podrías dar un vasito de agua – dijo la perversa señora.

- Claro que sí mujer – dijo Potorro –, quien se dirigió al lavabo a recoger el agua.

- Muchas gracias, el agua está muy rica y por ser tan maja me gustaría hacerte un regalo – dijo la bruja mientras le daba una estupenda y reluciente manzana.

En estos momentos Potorro tuvo un déjà vie, aquello ya le había pasado antes aunque no estaba del todo segura, quizás lo había leído en un libro. En cualquier caso dudó de aquella señora un tanto sospechosa.

- Uyyy muchas gracias. Voy a lavarla un poquito y con mucho gusto me la comeré, que me ha entrado regomeyo – dijo Potorro ocultando el plan que tenía pensado, no fuera que aquella viejuna fuera su madrastra como ocurría en un cuento que le contaban de pequeña.

- Muy bien muchacha, verás que dulce que es.

Potorro entró en el cuarto de baño a lavar la fruta seguida por Aberración, el perro cojo y tuerto de los trabubus, el cual se comía cualquier cosa. Potorro abrió el grifo, la lavó, y en vez de morderla lo que hizo fue dársela a Aberración para que la probara primero. A los dos segundos el pobre animal cayó desplomado, los presagios de nuestra guapa protagonista se habían cumplido y pudo comprobar que en la manzana había un diminuto cacharro; sin duda se trataba del extractor de esencias, y por tanto aquella señora era su madrastra. Ahora sólo quedaba rematar el plan y esperar que se lo tragara todo, así que Potorro salió del baño ocultando el lado de la manzana mordida y tras simular darle un bocado cayó sobre el sofá. La madrastra mordió el anzuelo y toda ilusionada cogió la manzana, se la guardó en el bolso y salió pitando de allí.

Al llegar a palacio el Doctor Alpargata le preparó la fragancia usando la esencia que había en la manzana. Y como podéis prever las consecuencias fueron nefastas para la bruja piruja, en vez de obtener belleza y salud sexual consiguió pelo por todo el cuerpo, una notable cojera y un ojo mirando a Cuenca. Esto fue al principio porque al poco tiempo notó un aumento de su deseo sexual, pero sólo hacia los animales y más concretamente hacia los perros, era el inicio de una inevitable transformación perruna. Pobrecita.

En cambio Potorro había decidido quedarse a vivir con los trabubus, quienes lloraron mucho la pérdida de su perro Aberración, pero en seguida suplieron su ausencia con otro que se encontraron perdido en medio del bosque. A Potorro no le gustaba nada la mirada de aquel chucho pero era tan feliz que nada la preocupaba, la complicidad con los seres multicolor era absoluta disfrutando diariamente de una estupenda y saludable ración de sexo.

Potorro y los siete trabubus jugando a los médicos


Os preguntaréis si en esta historia no hay príncipe, pues no, no lo hay, mejor los siete trabubus que un príncipe, que no me gustan nada.

20 comentarios:

Musi dijo...

Está claro que mejor 7 pequeños hombrecillos dispuestos a darle todo lo que necesita la pobre chica que un príncipe azul de pacotilla... no hay color :P

un beso!

Alana dijo...

me lo leí entero!! Q andaba un poco perdida, me ha encantado, donde va a parar, 7 por el precio de uno!! y encima la bruja convertida en perro, estupendo ;)

carmncitta dijo...

jajaja, me encanta la sustitución del príncipe por los 7 trabubus xDDDDD

Chasky dijo...

Si es que yo no me creo que los príncipes tengan la sangre azul, así que si meto a un príncipe para que tenga la sangre de este color sería un príncipe pitufo y no terminaba de ver a Potorro con él.

yaves dijo...

Muy bueno si señor, ¿para que va a querer un príncipe teniendo a 7? jajaja que chica más lista.
bessos

aiyana dijo...

juer tantos días sin pasar por los blosg y este me estab perdiendo el culebrón del año... ja ja

Misstwenty dijo...

Muajajajajajajajajaja!!geniaaaal, me ha parecido geniaaaal el cuentoo!!bueniisimaa la 4ª parte!!Lo de la careta de Karmele Marchante... (la peor careta que se podría tener... quien no conozca a esa "sagaz periodsita" que vea ese gran frikiprograma de "Supervivientes"... la anciana que se marea cada 5 minutos es Karmele..jeje!!
Y lo de la bruja convertida en perro y montándoselo con todos los perros del mundo es bueniismooo!!Sí, sí... para qué tener un príncipe azul pudiendo tener a los 7 trabucus??Un besazooo Chasky!!

Lara dijo...

Jajaja... a mí tampoco me gustan los principes, sin duda yo también me quedaba con los siete ;)
Besos muuuuuacks!

aunqueyonoescriba dijo...

jejeje di que si, por una vez no es tan desagradecida para dejar a los enanitos plantados por el principe azul!

Michi dijo...

Desde Shrek los Principes estan de capa caida...y el Principe Carlos de Inglaterra con sus orejita no ayuda demasiado claro :)

Los Cuernos del Moises dijo...

Pues nada, multiorgásmica y con 7, se lo va a pasar pipa. Lo que me preocupa es el tema de los celos con los 7 trabubus, esto del "amor libre" nunca ha funcionado muy bien...
Una pregunta ¿qué nombre le pusieron al perro?

Macacolandia dijo...

genial,genial, genial.
Los trabubus los mejores (sobre todo macaco) y aberración...¡toma manzana!

genial, genial, genial.

kabukimen dijo...

Joder coincido con carmencita , genial

terremoto dijo...

Me lo he leìdo de un tiròn, jejeje, si es que contìgo no hay penas que valgan, todavìa rièndome con tu cuento tan particular y el escarmiento de la almorranas ni te cuento..... genial.

Besitos sin cuento.

el angel de las mil violetas dijo...

jajajajaja buenísmo el cuento! que envidia, la verdad es que yo no se escribir cuentos, y con este tuyo me he reído muchisimo.
Por cierto, felicidades por el blog, vengo de un salto desde el blog de mi amiga Yeye.
Un beso!

Sam dijo...

uhhh qué miedo, con la máscara de karmele!!

Rake dijo...

Ains! Yo que ya pensaba que el perro nuevo que le da mal rollo era la bruja... jaja!
Claro que si! Que lo del principe esta mu visto! ;)

Chasky dijo...

Es que lo es, lo que pasa es que dejo en el aire lo que ocurrirá: ¿el perro les cortará el rollo a los trabubus y Potorro cuando estén jugando a los médicos? ¿se portará bien y se unirá a la fiesta? ¿quién sabe?

www.astrauskas.tk dijo...

Bueno, muy bueno

Agata dijo...

Me he divertido mogollón...Mereció la pena esperar.