martes, 27 de noviembre de 2007

Mentaltransformación (I)

Estaba oscuro, escuchaba en la lejanía ruidos provenientes probablemente de algún culo, me daban ganas de vomitar, no me atrevía a salir de aquella habitación agobiante, pintada de negro y únicamente adornada por un póster de Karina y un burro dándose un morreo. Sin embargo, entre aquellas paredes estaba todo lo que necesitaba, mi cama, mi colección de tebeos del Hombre Verdura, alguna que otra revista porno y mi videoconsola con el juego de Chuck Norris.

Buena parte de la habitación estaba ocupada por una caja fuerte, enorme, muy bonita, aunque algo oxidada, y a la que a veces escuchaba decirme: “Gilipollas, atontao, a ver si te cambias ya de ropa interior que hueles mal”. Supongo que sería mi imaginación porque creo que estas cajas no hablan, aunque son bien fuertes. De todas formas no perdería nada tapándole el agujero por el que emitía los sonidos, pero había un problemilla: no encontraba la llave.

Sin embargo un buen día, después de buscar la llave durante bastante rato, me di cuenta de que la tenía al alcance de la mano, como suele decirse estaba tan cerca que casi me quemaba. Por fin podría abrir aquella caja que llevaba tanto tiempo cerrada y descubrir qué se encontraba en su interior. Lo cierto es que es una paradoja tener delante de ti una caja fuerte pero no poder acceder a lo mejor de ella: su interior, porque por fuera puede ser todo lo bonita o fea que quiera pero lo interesante es averiguar que se encuentra dentro.

Ahora que tenía la llave sentía cómo el nerviosismo se apoderaba de mí, antes no tenía ninguna duda sobre lo que hacer con aquella caja pero ahora tenía dos opciones: dejarla sin abrir o descubrir que había en su interior. Era complicado decidirse porque desde hacía tiempo no corría por mis venas ninguna sensación de curiosidad, sentía la sangre horchatada, no tenía estímulos, simplemente me dejaba llevar y hasta algo tan simple como abrir una caja era para mí todo un reto.

Finalmente me decidí a hacerlo, pero a pesar de estar dentro de la habitación tuve la sensación de atravesar un largo pasillo plagado de zombies, vampiros, momias, hombres lobo y Marujitas Díaz antes de alcanzar la caja. Tras esquivar los envites de los monstruos, sudando y exhausto introduje muy lentamente la llave en la cerradura, la giré en el sentido de las agujas del reloj y tras escuchar un clic abrí la puerta para ver qué contenía en su interior. En primer lugar percibí que lo que más abundaba allí era polvo, mucho polvo, el cual me provocó un estruendoso estornudo llenando el aire de la habitación de estas partículas. Algunas motas me entraron en los ojos y después de restregármelos durante un rato conseguí, aún con mi sentido de la vista a medio potencial, ver que dentro del cofre solamente había tres píldoras, tres pequeñas y diminutas píldoras blancas.

27 comentarios:

kabukimen dijo...

Que gandes son tus historias
Madre mia lo de Marujita si que da miedo!!!!

propagandhi dijo...

Será posible??? Hasta en las historias de miedo aparece la drogaína.

peterpanpais dijo...

Al colocar esa foto de Marujita D�az me he dado cuenta de que s� que eres friky, no? Y luego dicen de m� con el D�o Din�mico!
Un beso y felicidades por esa imaginaci�n para escribir historias. Yo soy incapaz.

Chasky dijo...

Un poco friki sí que soy pero tampoco tanto. La imaginación espero no perderla nunca aunque para ello hay que entrenarse escribiendo por ejemplo en el blog.

carmncitta dijo...

jajajaja, bueno, me espero a leer las siguientes partes, eso de las tres píldoras me ha dejado muy intrigada, sobre todo porque las 3 tienen el mismo color...!

Chasky dijo...

En la siguiente parte sabrás más sobre el color de las pastillas.

Chica Vudú dijo...

No sé por qué al leer eso, has conseguido que venga a mi cabeza la noticia de que los Jackson Five van a reunirse para hacer una gira en el 2008 xD.

Creo que estoy un poco dispersa últimamente...


Un beso :P.

(Si me acuerdo, te cojo arena de la playa xD).

Cat's dijo...

menos mal que las pastis son del mismo color porque como te toque elegir entre la roja y la azul... y vaya personaje mas desagradable, entre el olor y Marujita me mató.je!

EnLaOscuridadDeLaNoche dijo...

Uhm... Estoy deseando leer la continuación... y descubrir el misterio ;-)
Un besazo.

Lety dijo...

jajaja pildoras?? jaja ...mmm teniendo un poster de Karina seguro que en la caja también estaba la discografía...jaja ;)

un besote!

Lara dijo...

Me parece que esta historia me va a gustar muuuuuuucho ;)
Besos.

Los Cuernos del Moises dijo...

Espero que las pastillas blancas sean las que recetó el psiquiatra para la oligofrenia....jejeje.
Es broma, me tienes en ascuas con la historia, lo has cortado en lo mejor, como los anuncios en las pelis.

Lu dijo...

pues si de esas 3 pastillas alguna sirve pal costipao... dímelo que te pillo una! :P

Chasky dijo...

Si sirvieran para el costipao ya me las habría tomado yo que también ando todo el día estornudando y llenando el mundo con mocos.

Chiripitiflautica dijo...

ains para que son las pildoras¿?

Velasco dijo...

Pueeeees creo sinceramente que tanta seguridad y tanto cofre para solo tres pastillas... Joooder hermano esa mierda no es buena...
¿Seguro que no desapareció el resto antes de que comenzaras a escribir? Lo digo por la aparición de Marujita Diaz (Famosa ya por estos lares), hay que estar loco o drogado para permitir que aparezca en tu blog... ¡Ahora sus admiradores te frecuentarán y acosarán! xD.

Buena historia.

Agata dijo...

No te tomes pastillas sin saber si eres alérgico a algo...

Chiringui dijo...

Esperamos la continuación.

-- Omar -- dijo...

Perder la curiosidad y capacidad de asombro es morir. Así que. . . que demonios seran esas píldoras? :|
Saludos, de un lector más.

Eva dijo...

Que buena la historia, es curioso ( esta es mi palabra más utilizada de ayer y hoy) después de leerla he recordado un serial que veía cuando era una niña de un señor que contaba cuentos, y tu eres como un cuenta cuentos online... por supuesto no hay color, tu superas con creces el tipo ese, a él no se lo hubiera ocurrido ser tan ingenioso, ni contar con Marujita Diaz a pesar del miedo que da cuando mueve los ojos, ni tampoco envolver en un halo de misterio una caja que contiene pastillas para la tos. Que por cierto, tirame unas que estoy convaleciente.

aiyana dijo...

ja ja que me parto, las pastillas han tenido mucho exito, toitos quieren probarlas... a si es que.

yaves dijo...

mm? píldoras? serán como las de matrix? no creo, porque son todas del mismo color..que intriga.

chapete dijo...

Lo has hecho!!!!!!!!!!


eres un puto crack!!!!!!!



chauuuuuuuuuu

SH765HT2 dijo...

Oye, ¿que pasó con los frikis y la isla de mierda? ¿Murieron en un cataclismo? ¿Se hundió la isla tras quedarse sin luz y se inundó todo con un tsunami? ¿Se fueron a vivir con Michael Jakson a Neverland? ¿Fueron fichados en Gran Hermano canibal?

Chasky dijo...

Me los cargué a todos porque suponían demasiado trabajo y tiempo (que ahora no tengo). Al final voy a terminar siendo tan vago como tú y publicando una vez al mes.

Modesto dijo...

XDDDDDDDDDDD Fuiste capaz de hacerlo!
Que bueno!
Me voy a leer la 2ª parte!
Chao!

Chasky dijo...

Pero este es otro relato, el de las palabras aún ni he empezado.