miércoles, 6 de octubre de 2010

Hola guapa, ¿quieres ver mi pajarito?


Como dice el título, hay gente que siempre está pensando en lo mismo, es decir, en el follisqueo, mancille o refocilación. En este caso la acción de la entrada se desarrolla, cómo no, en el metro y ocurrió este domingo pasado.

El protagonista en cuestión, viejuno con pinta de ir algo pedo o un poco jodido de la cabeza, entró en el tren con una cajita de zapatillas del número 29 en una bolsa de plástico. Tras unos segundos de inspección visual y olisqueo a hembra fue a sentarse al lado de la moza de mejor ver del vagón, que casualmente se encontraba sentada enfrente mío así que pude presenciar toda la escena sin perder detalles. Sacó la cajita de la bolsa y comenzó el diálogo de alto contenido sexual con la muchacha:

- Hola guapa – dijo el tipo con acento sudamericano con un comienzo de partido clásico.
- Hola – respondió ella, también sudaméricana.
- ¿Quieres ver mi pajarito? – dijo, sí, así como suena, yo me quedé flipando.
- ¿Cómo? – dijo ella educadamente pero oliéndose lo peor.
- Sí, es un pajarito amarillo y naranja, ¿quieres verlo? Mira por el agujero – dijo a la chica mientras le acercaba la caja.

Ella miró con desgana, siguiéndole un poco la corriente, él a partir de entonces no paraba de echar un vistazo a su pajarito por uno de los agujeritos de la caja. Pero no quedó ahí la cosa, después le preguntó a la chica de dónde era, la contó unas cuantas historias de los países en los que había estado y que su madre tenía tierras en Argentina. La chavala, probablemente ya un poco cansada, le dijo que se bajaba en la siguiente parada (no sé si se bajó para deshacerse del viejuno o es que realmente aquella era su parada). Llegado este punto, el viejo concluyó el partido de la siguiente forma:

- ¿Qué, vas a trabajar ahora?
- Sí – dijo la chica como siguiéndole el rollo.
- Pues trabajarás porque quieres – le soltó el viejuno haciendo un repaso visual a todo el cuerpo de la moza mientras resoplaba.

El resto del viaje del tío se lo pasó tocándose la dentadura, no sé si se la estaba colocando o bien moviéndose algunos dientes sueltos hasta que le dio una neura, se levantó y gritó (entiendo que refiriéndose al metro):

- ¡¡¡Hay que joderse con la Esperanza, cómo le gustan los agujeros grandes!!! ¡¡¡Los trabajadores siempre por tierra!!!

La frase le salió del alma
(si es que esto del alma existe, que no lo tengo yo muy claro)


A continuación se cambió de vagón, les enseñó el pajarito a otras dos chavalas con tipico, metió la caja en la bolsa de cualquier manera y se bajó mientras seguía hurgándose la boca. Siempre me quedará la duda de si realmente llevaba dentro de la caja un pajarillo o era una simple estrategia para hablar con chiquillas con más de de la mitad de años que él.

19 comentarios:

Ana dijo...

Vaya, yo que esperaba un relato altamente erótico y me saliste con un viejuno salido...

Lo que hay que aguantar cuando una tiene buen tipo ( o no ), ¿por que carajo no se hará una paja y deja a la gente en paz?

Besos Chasky

P.S.
Me sacaste de mi absentismo involuntario blogueril con este título,ejeje

Patgor dijo...

Qué horror!!!! Tío típico de callejeros

Anónimo dijo...

buenos


Me encanta su pagina, No se si te gusta de Poker, jo ha visitado tu pagina para ayudes pero jo ha arranjado um dinero gratis de poker a http://www.espanol.pokersemdeposito.com/ para Cake Poker de 10$ gratis, ahora la question es que jo no sé que jugar heads up o Double or Nothing?.......no sé mucho de estrategia de Poker!
Adios
excusa mi mal espanol!

Winnie0 dijo...

¡Doy gracias a Dios por no cruzarme con él! jaja Besos

Verónica dijo...

¡Ostras! Me ha recordado a que hace unos meses un amigo (casado con una amiga) me envió a mí por error una foto de SU PAJARITO... en el asunto del e-mail ponía: "Mira el pajarito" y aunque también me envió 5-6 sms pidiéndome que no abriera el e-mail, no lo pude evitar... ¡qué shock!.

Inagotable dijo...

Y si el tío hubiese sido un macizorro seguramente la historia hubiese sido ligeramente diferente...cuánta discriminación xD

PUMUKIS dijo...

hay gente muuuuyyyy sola por ahi, creeme...

Lara dijo...

Siempre hay algún "personaje" de este estilo por ahí. Lo mejor es no hacerle caso, levantarse e irse.

LOLA dijo...

En mi pueblo hay un tipo que hace cosas similares al viejuno en cuestión que cuentas. Es un tio que se supone que no está bien de la cabeza pero que se dedica con su sorna a burlarse de la gente con más inteligencia de la que aparenta tener. Hubo una temporada en la que se dedicaba a ir por la calle con un espejito pequeño a modo de retrovisor y se te colocaba delante caminando e iba mirandote todo el rato por el espejo. Casualmente siempre se colocaba delante de chicas y no de hombres ni abuelas... Hay gente rarita en el mundo sí señor. Un saludo.

Maitasun dijo...

Lo que no te pase a ti en el metro.... jejejejejeeje

Besotes

pd. tienes un premio en mi blog :)

en las nubes dijo...

jajaja es cierto Callejeros total! y estoy de accuerdo que si lo hubiese dicho un buenorro...

Satie dijo...

Lo que no pase en el metro de Madrid no pasa en ningún sitio, esperpéntico.

Mariano-waspy09 dijo...

hola Chasky, un truquito para ligar supongo,igual le funciona.No obstante tendré cuidado con los q me quieran enseñar el "pajarito", un saludo

Laura iMaGiNe dijo...

Los hay por todas partes, y más ahora que la esperanza de vida es alta XD

sacris dijo...

Vaya fauna que te encuentras por los transportes públicos.... si es que lo que no pase en Madrid....

A todo esto, da las gracias que no fuera a enseñarte a ti el pajarito

carmncitta dijo...

anda que no, lo que mola ir a trabajar en metro, es que es una manera de despertarse de golpe, de entretenernos el día jajaajajaja

Wenanena dijo...

Me has asustado con lo del pajarito... pensaba que se referia a otro "pajarito" jajajja si es que siempre toy pensando en lo mismo :)

Kay dijo...

Lo que más asco me ha dado ha sido lo de la dentadura puaggg

Solindonga dijo...

Oye, a mí me encantan estas cosas. los locos, digo. Ayer le di 50 centimos a un mendigo y me tiró un paquete de tabaco hecho una bola. Por supuesto le quité los 50 céntimos mientras le decía "pero bueno!".