sábado, 13 de diciembre de 2008

En la oscuridad de la noche III (y última)


Pero esa leve sensación de seguridad no duró demasiado, lentamente y como por arte de magia la persiana de mi habitación comenzó a levantarse. Me pellizqué con fuerza el moflete derecho para asegurarme de que aquello no era una pesadilla, provocada por el sopor de una película del oeste en blanco y negro. Efectivamente aquello no era un sueño, y si lo era, estaba ante el más real de mi vida. La persiana subió hasta arriba, a través de la ventana pude ver la oscuridad, una oscuridad pura, ideal, no garabateada ni mancillada por ninguna luz, reflejo o sombra, sólo oscuridad, la perfección del negro mirándome a los ojos. No me gustó para nada aquella visión, así que cuando logré apartar la vista de las tinieblas volví a bajar la persiana hasta abajo. No llegaron a diez los segundos en los que me encontré de nuevo a salvo, la persiana comenzó nuevamente a subir.

La desesperación se estaba apoderando de mi interior, una bola de nervios procedente del estómago subía hacia el corazón, que comenzó a bombear con mayor rapidez y fuerza. Notaba como las articulaciones se llenaban de energía y aprovechándolas, junto a mi nula capacidad de control sobre el cerebro, abrí la ventana y comencé a dar puñetazos hacia el exterior. El resultado fue negativo, no conseguí impactar con nada sólido, ¿pero entonces, qué o quién estaba levantando mi persiana?, ¿cómo era capaz de hacerlo?, ¿había perdido la cabeza o acaso la imaginación se había apoderado del control de mi cuerpo? No sabía lo que estaba ocurriendo, no sabía qué hacer, ¿acaso podía hacer algo?

Entre estas interrogantes volví a bajar la persiana, obteniendo el mismo resultado que en las anteriores ocasiones. Seguro que esta vez pillaba a alguien ahí fuera, saqué mi tronco por la ventana dando puñetazos con toda la fuerza que podía, pero nada, sólo le daba guantazos al impenetrable aire. Volví a meterme hacia dentro, esperé unos segundos y pensando que cogería desprevenido al causante de toda aquella locura, me lié de nuevo a puñetazos con la nada. Aquello era frustrante, me senté en la cama, sudando y con el corazón a cien por hora, me llevé las manos a la cabeza y me puse a llorar, ¿cuánto duraría aquella pesadilla?, no podía aguantar mucho más, la cabeza me iba a reventar.

Pero aquella terrorífica noche me tenía guardada una última sorpresa, una extraña fuerza me estaba envolviendo, arropándome en un cálido manto de ingravidez. Me sentía a gusto, protegido, las pulsaciones fueron disminuyendo y hasta comencé a cerrar los ojos. Mientras, la misteriosa fuerza estaba llevándome en volandas hacia la abierta ventana, que me transportaría al reino de la oscuridad.

16 comentarios:

Mara dijo...

vaya vaya! un relato! Me tengo que poner al día!!! :(

Lara dijo...

No sé.... me huelo una abducción o algo así, jajaja.... Está interesantiiiiiiiisimo ;)

EnLaOscuridadDeLaNoche dijo...

Espera... dijiste que tenía 3 partes... ¿Se ha acabado? ¿Nos vas a dejar con la intriga de qué pasó?
Besazo

Chasky dijo...

Pos sip, se ha acabado ahí el asunto.

Por si queréis saber de dónde ha salido esta historia (a parte de mi cabeza), en realidad fue un sueño que tuve. Generalmente no me acuerdo al día siguiente de lo soñado pero en este caso lo recordaba perfectamente.

Tengo dos teorías acerca del significado de la misma, a ver si alguien adivina alguno de ellos.

Lara dijo...

Pero que mal estoy, jajaja... Es verdad, dijiste que tenía tres partes. Lo siento chasky, no ando muy fina ultimamente.
Muuuuacks!

kabukimen dijo...

JOPE, YO DE LOS SUEÑOS APENAS ME ACUERDO, NO SE SI ME DARIA PARA ESCRIBIR UNA HISTORIA
uN SALUDO

yaves dijo...

si que es inquietante el sueño, ya te podias a ver despertado un poco despues para saber qué pasaba jeje

bessetes

Casandra dijo...

Uy, qué mal rollito!! Recuérdame que quite la persiana de mi ventana... XD

Un relato verdaderamente emocionante, Chasky!! Tienes que animarte a escribir más a menudo!! ;o)

UN BESITO Y BUEN LUNES!!

Sandra dijo...

Ojú menuda nochecita pasó el pobre... menos mal que al final Morfeo acudió en su rescarte ;)

Besos.

Evemary dijo...

como sigas así te voy a robar el cuento para mis actuaciones :-P

Los Cuernos del Moises dijo...

Joer, a mi me ha pasado eso esta noche, pero al contrario, la persiana se bajaba sola, creo que se me ha roto....eso si, con la noche que hacía a ver quien era el guapo que asomaba la cara.

PeterPsych dijo...

Como he visto que habría varias partes me he esperado hasta el final. Felicidades por el relato, porque además por ahi has dejado spoilers de la segunda temporada.

Yo ya no veo películas de cuatreros en B/N porque cuando llegan a su campamento y esán allí los cuatro (que por eso se llaman cuatreros), siempre hay una pelea donde uno de ellos cae sobre la fogata. Suelen provocar indigestiones y hasta a veces las persianas se mueven solas. Hasta The Ring deja mejor sabor de boca.

saludettes!

pez dijo...

Vaya la nada le ha pillado y a saber a donde le lleva.

Inagotable dijo...

Jo! cuando he leído el trozo en el que golpeabas el televisor y conseguías home cinema pensaba hacer lo mismo con mi viejo televisor xD

Difícil es sacarle significado al sueño. Desde el tema de recluirse del ruido exterior hasta el pelearse con el vacío puede tener multitud de interpretaciones. ¿Cuáles son tus dos teorías?

Chasky dijo...

Teoría 1: Nos invaden los marcianos y con su poderosa fuerza mental empujan a los humanos hacia la ventana, de esa manera al caer por la ventana matan a todos a excepción de los que vivan en los bajos y primeros pisos.

Teoría 2: Estamos asistiendo ante los momentos finales de la muerte, primero el corazón se acelera y se escuchan fuertes explosiones, para finalmente después de luchar con todas las fuerzas, terminar rendido y dejándonos abrazar por una cálida tranquilidad.

SehT dijo...

Muy bueno el realto, aunque el final me dejó un poco desconcertada... Leyendo tus teorías, yo creo que es la de los marcianos :P. De todas formas, menudos sueñecitos tienes, ¿no?