martes, 16 de marzo de 2010

Alvaro era un cerdo gordo


Soy de los que opinan que Internet tiene muchísimas más cosas buenas que malas, y seguramente todos los que lo utilizamos a diario pensaremos lo mismo. Pero no por ello hay cosas realmente detestables, y una de ellas es la publicidad.

A veces tengo miedo del poco control que algunas páginas (más o menos serias y con bastante tráfico) tienen sobre la publicidad que exponen. Un ejemplo es el siguiente encontrado en Bloglines:

Lo que se publicitan son pastillacas que te ponen cachas. El impactante titular y las imágenes te llevan a la penosa historia de un chaval de tu misma ciudad que se pone cachas a base de pastillacas que toman los actores de Hollywood. Paso de hablar más del tema porque estas cosas me cabrean.

18 comentarios:

Winnie0 dijo...

A mi también me cabrean....olvidemosno de ello. Besos y feliz martes

PUMUKIS dijo...

cerdo??, pastillas???
en fin...
hay cosas que deberian estar vetadas!, pero no solo de internet, sino de la vida en general....

Agata dijo...

Pues sí,de mi misma ciudad.
No puedo con esto.
Eso de hacerte un blog para lucir palmito,para fomentar que cualquiera reciba esas pastillas de manera gratuita.Sin una supervisión médica.Sin ni siquiera preguntar si tú(que puedes ser un menor)puedes llegar a conseguirlas a través de semejante tipo y tomarlas aunque eso te pueda perjudicar la salud.
No tienes tres dedos de luces,primo.Y ya te vale que seas de mi ciudad.Procura que ningún amigo mío o hijo de amigo mío te imite.

Sand dijo...

Yo antes era un cerdo gordo... Ahora soy un cerdo cachas y enganchado a las pastillacas que conseguirán, dentro de unos años, convertirme de nuevo en un cerdo gordo...

Fdo. El que pretende venderte pastillacas porque sí.

sacris dijo...

¡¡Y yo haciendo deporte existiendo esas pastillas!!

Voy a dejar el fútbol y el gimnasio, ale ¬¬

Lara dijo...

A mí también me cabrean mucho y lo más triste de todo es que hay gente que cree en esos "milagros"

Girl From Lebanon dijo...

Lo que me parece mas triste es que haya quien pique con esto...

Bss!!!

dezaragoza dijo...

No sé qué es peor, si que no funcionen con el subsiguiente engaño o que funcionen con el subsiguiente problema para la salud. Peor lo segundo, seguro.

Trasto dijo...

vaya tela... a mi tb me ponen enferma estos anuncios... A parte no entiendo que ven con esos cuerpos tan chachas...

Ana dijo...

Es igual, que los supuestos anúncios de empleo, juegan con las personas.

Maitasun dijo...

Que fuerte!!!!!!!!!!!!! Tocate... si es que ya encontramos cualquier cosa!!!!!

Eso es como todas las pastillistas para adelgazar y todas esas cosas... pero me llama la antención de yo era un "cerro gordo" ... en fin...

Un besote

Pd. A mi etas cosas también me superan

Jauroles dijo...

Vaya tela, sí que cabrea, sí.

Saludos.

Inagotable dijo...

Al final desarrollas la capacidad de ignorar los anuncios.

Tito Pelon dijo...

Y si uno sigue el enlace para ordenar las pastillas, en la página que se abre se puede leer esto en la letra pequeña de abajo del todo:

"Estas afirmaciones no han sido supervisadas por el Departamento de Sanidad del Reino Unido"

Es decir, que los estudios bien los han podido hacer la vecina del quinto como Manolo el del Bombo.

"Models and images used on this page may not be users of this product"

O sea que la publicidad es engañosa. Los de las fotos no se ponen así con las pastillas ¿como se ponen los que las toman.

Por mucho disclaimer que se ponga, lo ilegal es ilegal.

Manzana de caramelo dijo...

Jaja esos salen en seriesyonkis jajaja, me meo cada vez que lo veo xD "YO ANTES ERA GORDO" hay otro en version femenina, y luego el de blanquear los dientes xD

An dijo...

lo triste es que exista gente que pique. Saúdos meu

Chasky dijo...

Hola Tito Pelón: Yo también había visto todo esto a lo que haces referencia y estuve a punto de hacer referencia a ello en el post.

Y después está el tema de los pedidos, seguro que esta gente no para de mandarte pastillacas y cobrarte un pastizal hasta el fin de los tiempos.

carmncitta dijo...

qué fuerte, menuda estafa