domingo, 14 de febrero de 2010

Moriré dando mi vida por un asiento


Hoy he sentido como todos mis principios éticos se han desmoronado, como si una patada invisible en los huevos me haya dejado amagado sin respiración. Ain, amigos míos, el día de hoy marcará un antes y un después; el miedo, la duda y la aflicción se han apoderado de mi neurona hasta que seguramente terminen doblegando su voluntad.

¿A qué viene todo esto? - os preguntaréis. La respuesta es rápida y sencilla, además no me veo capacitado para adornar los hechos, el suceso ha sido lo suficientemente terrible como para recrearme en ello. Hoy he ido con mis padres al metro y cuando ha llegado el tren, en vez de dejar salir a la gente, snif snif, mi padre se ha abalanzado cual viejuno, snif snif, a por un asiento.

Al verle hacer esto me he quedado sin palabras, ¿sabéis lo que esto significa? Yo os lo digo, que a medida que cumpla años me voy a convertir en aquello que ahora tanto critico. Seré, muy a mi pesar, un viejuno que guarde todas sus fuerzas para pelearse por un asiento, por mucho que luche por evitarlo o por mucha resistencia que ponga en ello, al final los genes se impondrán. Como un pequeño ejército sin prisa pero sin pausa, se irán apoderando una a una de cada una de las células de mi organismo, llevándome poco a poco a pensar, a actuar y a sentir como lo que seré, un viejuno que sólo tendrá ojos para su ombligo.

Mi vida ahora ya no tiene sentido. Si alguien sabe cómo deshacerme de la tiranía genética, por favor que me lo haga saber de inmediato, si no creo que acabaré volviéndome loco.

30 comentarios:

Winnie0 dijo...

jaja permiteme reirme...porque mejor reir que llorar ante la que se nos avecina.
El tiempo nos causa estragos a todos...besos

carmncitta dijo...

dios qué duro...no sé qué decirte...

Ana dijo...

Jejejejej...siento reírme de algo tan serio, pero la genética es la genética. Todos terminaremos peleándonos por un asiento!

Metalia dijo...

Noooooo, siempre hay esperanza!. La esperanza es lo último que muere!!!! XD

Maitasun dijo...

La genetica nos puede jugar una mala pasada....

Pero tranquilo, creo que lo de pelearse por un asiento es ley de vida... todos lo llevaremos en la sangre. Don´t worry!

Un besote

kabukimen dijo...

el truco es contar hasta diez, no te preocupes que para cuando acabes de contar y no habra asientos libres seguro
Problema resuelto

Jose dijo...

Mal rollo tio!! Pero bueno, puedes vivir con esperanza, quien sabe, tal vez dentro de unos años alguien saque algun tipo de medicamento para modificar tu ADN y evitar ser un viejuno-asientero...

Capazorros dijo...

¡Lo que e, e! Hazte rico, es la mejor manera de superarlo.
Un saludo, de pie, agarrado a la barra.

Laura dijo...

Jo, qué triste no?

Besos y ánimo.

Zorro de Segovia dijo...

Es difícil ponernos en su lugar, porque no nos duelen las piernas, ni la espalda, ni tenemos problemas en mantener el equilibrio cuando el tren frena o acelera.

Yo tengo más cruzados a los jóvenes que ponen las patas (que no piernas) en el asiento de enfrente o que entran como animales mochileros en tropel y voceando.

¿Estaré mutando a viejuno?

PUMUKIS dijo...

Y ENCIMA PARA CUANDO LLEGUEMOS A VIEJUNOS AUN HABRA MENOS ASIENTOS POR LO DE RENTAVILIZAR EL TRANSPORTE... NO ES POR DESANIMAR EHHHH..

Y SEGURO QUE LA GENETICA TE HA DADO MUCHAS COSAS BUENAS... :)

dEsoRdeN dijo...

Ooohhh!! Una de las cosas que más rabia me dan de las miles de cosas que me dan rabia!! Esas carreras desesperadas son algo patético!! Yo cuando me encuentro con esta situación salgo del vagón a empujones, y pobre del que se atreva a reprocharme algo, porqué le salto a la yugular!!!!!

Lara dijo...

Creo que ya no tiene solucion. No se.... resignate, de verdad que lo siento, jajajaja...

Inagotable dijo...

No puedes escapar a tu destino, no subestimes el poder del lado viejuno xD

Lileth dijo...

Muy mal asunto lo tuyo, mal asunto.

A mí los genes paternos me salen solamente al conducir y te prometo que no es buena cosa, no.

Besos

Sandra dijo...

Que fuerte que fuerte!!!... Me imagino como me sentiria yo si viera a progenitor haciendo algo que siempre critico.

Solo me queda decirte que lo siento mucho pero que contra la genética no se puede luchar.

Venga ánimo que seguro que lo llevas bien :P

Wenanena dijo...

Siento decirte que NO HAY SOLUCIÓN, estoy viendo las mismas "cosas" en mi madre que antes veía en mi abuela y siento decirte, que a mis 27 años, algunas veces el gen me tira e intento colarme en la cola de la pescadería...

Satie dijo...

La única solución posible es asumirlo. Caemos en lo mismo que nuestros abuelos, ahí no hay tutía.

en las nubes dijo...

no se que decir... ayy... oops!

Jauroles dijo...

Quizás heredaste los genes de tu madre...

Saludos!

+Venus Doom+ dijo...

si es que al final uno acaba convirtiéndose en lo que más odia... Oh, qué profundo...

Ainhoa dijo...

Así es la vida, te convertirás en los que más odias, que triste.

fauston dijo...

luego iras a por los bocadillos gratis y coleccionaras todos los periodicos gratuitos del universo

Isabel dijo...

uff me has dejado sin palabras ... yo seré más optimista ... igual cuando seas mayor se inventa el teletransporte y ya no necesitas coger el metro ...

un beso

Dr. Deferiensia dijo...

De ahí a colarse en el pan va un paso muy corto.

Ánimo.

Duke dijo...

ke bueno!

salu2 ;)

Martha dijo...

Jajajajajajaja!

Bueno, quizás te consuele saber que los genes que determinan la conducta no son los mismos que determinan el físico. Los genes de conducta suelen saltarse una o dos generaciones. Piensa que tu bisabuelo seguramente no se pelearía por un asiento en el metro (más que nada, porque imagino que no tendría un metro donde pelear por un asiento). Sería un tipo trabajador, seguro de si mismo y con una gran capacidad empática para con los demás, por los tiempos que le tocó vivir. Esos son los genes de conducta que tu habrás heredado.

¿Mejor? ¿Te he consolado aunque sea un poquito?? ^^

1 besazoooo!

Chasky dijo...

Martha: Joer, muchas gracias por tu comentario, ahora me siento un poquillo mejor, espero que tengas razón porque no me veo de viejuno matando por un asiento.

Otoño dijo...

Jajajajaja Martha es una crack! Pero además añado que no todo es genético! lo peor? que también el influye el ambiente? y qué pasa???? que en el puñetero metro de Madrid todos los viejunos se matan por un asiento

Sé que he complicado las cosas pero... así es la vida! :P

Completamente Gilipollas dijo...

Mi querido amigo, a medida que se haga mayor no peleará solo por un asiento. Tambien lo hara por las mujeres, el brick de leche de soja o el último decimo de loteria que queda en el bar. Es su destino. Cuanto antes lo asuma, mejor dormirá. Yo sigo teniendo pesadillas.
Siempre suyo
Un completo gilipollas