domingo, 11 de diciembre de 2005

Me gusta sudar

Llevo unos cuantos días no demasiado bien de moral, pero poco a poco me voy recuperando y ya prácticamente estoy más o menos bien. Y para ello, en mi caso, nada mejor para olvidarte de todo que el hacer deporte y sudar hasta acabar reventado. Sé que algunos no entienden esto de machacarte y tener agujetas al día siguiente pero os aseguro que funciona.

Después de un tiempo en el que me apetecía hacer otras cosas con las que era plenamente feliz creo que ahora vuelvo a ser el de antes, el mismo tipo aburrido y soso al que no le apetece salir demasiado (y menos a pubs en los que no me encuentro cómodo y que mis amigos van solo porque hay más chicas, porque finalmente no las voy a decir nada porque estoy amargado por la música y el ambiente).

Supongo que soy un poco raro, pero prefiero dedicar todo el fin de semana a hacer deporte que salir por la noche, además que se duerme fenomenal cuando no tienes fuerzas ni para dar un paso, ni para darle vueltas en la cabeza a cosas en las cuales estarías pensando seguramente. Y este fin de semana como no juego al fútbol pues toca frontenis con Federico y compañía (gordo, orejón, perilla, el borracho, el viejo, el policía, el tramposo, Rony, el tarao...), ya os contaré más sobre estos personajes porque no tienen desperdicio.

El caso es que Federico y yo tenemos un pique desde hace mucho tiempo, él seguramente sea de los mejores, mientras yo, poco a poco voy mejorando y acercándome a su nivel. Probablemente de todos los partidos que hemos jugado uno contra otro le habré ganado unos 25 mientras él lo habrá hecho en unas 300 ocasiones. Sí, sí, que paliza, pero lo importante es que le he ganado los dos últimos partidos y ayer fue la última ocasión en que lo hice y con un resultado sorprendente: 21-14, señora paliza y además dominando desde el principio. No sé a que es debido pero últimamente me encuentro muy bien de forma física, a lo mejor es por las ganas que tengo de echar fuera toda la mierda que tengo dentro de mi en esta última semana. Y después de 3 horas seguidas jugando llegué a casa, dándome pinchazos en las piernas y se me subía el gemelo de la pierna derecha constantemente, pero a pesar de eso y de que hoy estoy fatal, por la tarde iré otra vez al frontón arrastrándome si es necesario porque me lo paso bien y así no dejo que los sentimientos me dominen.

5 comentarios:

Sr. Bonares dijo...

La verdad es que yo tb llevo unos dias un tanto "de bajón", supongo que será por la fecha, un tanto especial para mi. Este fin de semana no he bajao ni para ver a "la niña del perro" que está tan buena; pero q se le va a hacer. Solo decirte que se pasa, o eso me digo yo; tu has elegido el deporte, pues yo he elegido el porno, en cierto modo tb se suda... bueno me voy al sobre q mañana toca madrugar. Un beso :P

LaBaLaPeRdIdA dijo...

Y lo bien que te quedas después de esa machacada?????
No sé porqué la gente no lo entiende... Prefiero liberar toxinas, presiones y depresiones haciendo deporte que mediante cualquier otro método (alcohol, peleas, velocidad,...). Bueno igual el número uno se lo lleva la comida y el número dos el deporte :-P

Chasky dijo...

Pues en mi caso el hacer deporte al menos una vez a la semana es fundamental, porque sino me pongo de mala leche y además me siento torpe.

Y eso que ahora hace mucho frío y me da pereza, que cuando llega el verano a correr todos los días.

Mala LUA dijo...

buenas!

he de decirte que soy una deporteadicta, y como la carrera que hago es absorvente, no tengo casi tiempo, he dejado de lado la parte de mi alma que me hacía sobrevellevarlo todo, y como no, tengo el mono de practica capoeira, levantar pesas... en fin... que lo mejor que has echo es hacer deporte...

Un besito y pasaré a menudo por aquí.

^^

Chasky dijo...

Mala lua, encantado de que me visites, esta es tu casa y tengo abierta la puerta siempre, así que pasa sin llamar si quieres.

Y la verdad es que en mi caso, como otras personas no hago deporte por salud o por tener un cuerpo 10, sino porque me lo paso bien, así que creo que seguiré haciéndolo hasta que el cuerpo aguante.

Gracias por pasarte por aquí, y lo dicho, como en tu casa.