martes, 3 de marzo de 2009

Juanjo, si es que no estás a lo que tienes que estar


Por favor, alguien que suela coger el autobús a menudo, que me baje de esta nube porque basta que utilice el autobús para que ocurra algo insólito. La penúltima vez fue el conductor de rallies, yendo a toda pastilla con la carretera congelada, y esta última vez el espectáculo lo ha dado una señorita con su chico.

Ambos estaban sentados donde hay cuatro asientos, ella era una calamidad en cuanto a buen gusto vistiendo: pantalón rojo a juego con los labios, pintados con una intensidad que hacía daño y con un abrigo de leopardo; además era más fea que el demonio. El chico, sentado en el asiento que da al pasillo, era lo que se dice un tipo normal, un poco gordito, pero con ningún rasgo destacable, sólo señalar que iba jugando con una PSP y tenía una bolsa entre las piernas.

Iban sentados en la zona del autobús con cuatro asientos como en la de la imagen

Todo parecía tranquilo hasta que el conductor tomó una rotonda un poco rápido y al pobre chico se le escapó la bolsa y salió rodando hasta el pasillo. Ese fue el motivo por el que comenzó la fiesta y el inicio del ridículo que tuvo que pasar el bueno de Juanjo, al que le borraron el nombre en poco tiempo:

- Si es que no estás a lo que tienes que estar, Juanjo – comenzó a decir la de los labios rojos.

El chico no dijo ni mu, se limitó a coger la bolsa, sentarse de nuevo y centrar la vista en la maquinita, pero la leopardo no iba a dejarle tranquilo durante todo el viaje, con un tono de voz para nada bajo:

- Te has visto, mira que tripa tienes, si es que no estás a lo que tienes que estar. Siempre te pasa igual, lo que no puede ser es que estés todo el rato con la maquinita. Es que Juanjo, no sé lo que voy a hacer contigo, si estuvieras a lo que tienes que estar.

No sé la de veces que le dijo “no estás a lo que tienes que estar” y “Juanjo” pero fueron unas cuantas. Juanjo levantó un poco la vista y observó que sólo había un sitio a dónde se dirigían todas las miradas del autobús, y ese era él. Supongo que para que la bolsa no volviera a salir rodando, se cambió de asiento al de enfrente, al lado de la ventana, con tan mala suerte que pisó a su acompañante.

Aquello ya fue el detonante, sus ataques hacia Juanjo se intensificaron, parecía que su objetivo aquella tarde era dejar en ridículo al pobre chaval:

- Joder Juanjo, pero quieres tener cuidado. Lo ves como no estás a lo que tienes que estar, eres un desastre, lo que no puede ser es que estés todo el día con la maquinita, mira que gordo te estás poniendo, y a ver si te cortas el pelo que pareces un gitano. Ay Juanjo, no sé lo que voy a hacer contigo, si estuvieras a lo que tienes que estar.

Así estuvo la leopardo hasta que se bajaron, mientras el Juanjo a pesar de apagar la PSP, continuaba sin levantar la vista.

38 comentarios:

YeYe dijo...

Ainssss que penita me ha dao de Juanjo... pues que haga lo que le de la gana y pase de la leopardo!!!!

Es admirable la paciencia que tienes cuando te encuentras a tantos personajes en los medios de transportes....

Besitos!!!

Pegotitos dijo...

Uooooo... la siguiente escena es ella en un bar con las amigas comentando que no entiende como Juanjo, que nunca esta en lo que tiene que estar, la ha dejado. Con lo mucho que hacía ella por él... :)

Sandra dijo...

Pero vamos a ver, a parte de no estar a lo que tiene que estar, es tontorron o que??, porque le permite eso a la tiparraca??. si es que....

Lo tuyo con el transporte público es de libro ;)

Besos.

pumuki dijo...

tal vez la que no este a lo que tiene que estar sea la leopardo...
¿cuántos juanjos habrá por el mundo?

dezaragoza dijo...

¿Pero qué era, su madre o qué?. Jode qué bruja.

eL_TiTo_MaTi dijo...

historias del autobús! llevo media vida cogiéndolo casi todos los días y es verdad que se ve de todoooooo!

Solindonga dijo...

Juanjo me ha inspirado una lástima tremenda.

Puta fea...

sorderita dijo...

Dos cosas:

La tía ¿era tipo Jenny (también conocida como Chúngará)?.
Si no sabes qué es chúngara, pregunta a Snow.

¿Tú estas seguro que el del autobús cogió una rotonda? ¿No será más bien una REDONDA?

Abrazos.

Pd.- Solidonga: a ninguna mujer se le debe llamar puta. Mejor llámala, simplemente estúpida o jodida.

Girl From Lebanon dijo...

Que penita de chico...hasta que se le hinchen las pelotas y la mande a paseo...y luego ella como una histérica...porque tiene pinta de histérica...

Bss!!

No sacado de internet dijo...

Receta de elaboración de una baja autoestima.

An dijo...

odio a la gente así. Saúdos e apertas

Inagotable dijo...

Que manera de maltratar al chaval :S

Trasto dijo...

Que lastimilla. Si es que me da mucha rabia qie la gente como "leopardo" trate a los demas asi...
Juanjo se tiene que defender hombre que las lagartas como esas se arovechan de gente como el...

maba dijo...

juanjo me da pena pero debería rebelarse porque le tiene comido el tarro..

no soporto a la gente com la leopardo

y lo de estar a lo que tienes que estar..al final del post me hacía morirme de la risa pero... si lo llego a escuchar en vivo y en directo me hubiera puesto de los nervios

hiper susceptible me ha dejado el post!

besos

potsis dijo...

Pobre Juanjo, si es que no está a lo que está. ¿Quién le manda fiarse de cualqueir persona disfrazada de leopardo rojo?

Ana dijo...

Creo que los ojos estarían puestos en la leopardo,y el pobre Juanjo sería la lástima de todo el autobus.
Menuda pallazada, la "señora", por en cima estaría toda convencida de lo bien hablada que es...

Serge! dijo...

Claro! así!! venga!! creando a un psicópata en potencia!!
jajajaaj...

pobre juanjito... se es que no está a lo que debería estar...

Satie dijo...

Si yo hubiera sido el tal Juanjo arde el bus, eso seguro.

La chica de ayer dijo...

Uf, cada autobús lleva dentro cada historia!!!!

Kay dijo...

¡¡JAJAJAA!! Vaya con la choni de la leopardo ¿llevaba unos terribles aros dorados en las orejas? apuesto a que sí...

Artabria dijo...

jajaja, pobre Juanjo, pero si estuviera a lo que tiene que estar no le pasaba esto, jajaja.

carmncitta dijo...

juanjo, tienes que ser fuerte, manda a la tía esa a la mierda, tú puedes!

Lara dijo...

Seguro que ha oido esa frase tantas veces que ya incluso le resbala ¡qué pesadita la tía!!!

Chasky dijo...

Yeye: De paciencia nada, si gracias a ellos me hacen el viaje más llevadero.

Dezaragoza: Pues creo que era su novia como mínimo, que lo mismo hasta estaban casados.

Sorderita: Qué va, no era chúngara, más bien iba de tía divina y glamurosa, cuando mi culo tiene más glamour que ella. En cuanto a la rotonda, síp, efectivamente, era una redonda o retonda que es más culto si cabe.

Ana: La tía tenía unos aires de superioridad que te ponían de mala leche, no sé quién se creería pero al menos se ganó la animadversión de todo el autobús.

Kay: Pues si te digo la verdad no me fijé en ese detalle, pero no me extrañaría nada.

Lara: Yo no sé si le resbala o no pero el pobre estaba totalmente anulado por la payasa de su compañera.

Mary Lovecraft dijo...

qué asco de tipa joer, ¿y esto no es maltrato psicológico o qué? porque si hubiera sido alrevés seguro que más de uno se metía.

me ponen negrísimas estas situaciones!

un beso Chaskyyyy!!!

(y ya nos contarás qué te pasa en la última :S)

Isabel dijo...

pobre juanjo ... eso no se considera maltrato??

besitos

Jose dijo...

Jolin! La verdad es que el pobre Juanjo debe estar ya tan acostumbrados a las charletas, que por eso no le ha hecho mas caso que el necesario...

Por cierto, la verdad es que a mi me suena mas a charleta de madre/abuela que a pareja, pero bueno, tampoco me hagas mucho caso :p

Laura dijo...

Qué lástima de chico. Mejor solo que mal acompañao.
Besos.

Chasky dijo...

Ni que lo digas.

kabukimen dijo...

Joder pobre chaval, la verdad es que es odioso trnasformarse en el centro de atención del autobus, sobre todo cuando apenas has hecho nada

santapecadora dijo...

Supuesto 1: si la acompañante es su madre, Juanjo tenía que haberla dejado allí con la puta bolsa y bajarse en la siguiente parada.

Supuesto 2: si la acompañante es la novia, Juanjo tenía que haberla dejado allí con la puta bolsa y bajarse en la siguiente parada, y no volverla a llamar jamás.

chapete dijo...

No veo muy nervioso al muchacho.

Yo creo que hubiera vuelto a la realidad si se le hubiera acabado la bateria de la PESEPE.


chauuuuuuuu

Mara dijo...

Chasky, deberias escribir un libro sobre lo que ves en el metro y en el bus jeje y a mi Juanjo me ha dado penita!! Muchos besos!

Pablo dijo...

Jajajaja... Chasky!! ¡Que hace mucho tiempo que no te comento! es que he estado muy liado últimamente.
Pobre Juanjo, como si no tuviese ya suficiente con lo que tiene.
Salu2.

Hada Azul dijo...

Pobre Juanjo...
Será mala pécora la tia de leopardo y rojo....!
Soy yo y le contesto (tengo un genio que no lo controlo a veces, pero vamos me dice a mi eso la de al lado, sea quien swea, y le pego el contestón padre.

besitos

anuski dijo...

Espero que no fuera su madre, porque sino pobre de él.

Herel dijo...

Hay una cosa que no he entendido bien, ¿la señora ésta iba con abrigo de leopardo o con abrigo de cerda?

Chasky dijo...

Lo mismo era un cruce de leopardo con cerdo.