jueves, 9 de octubre de 2008

En peligro de extinción


Que todo lo relacionado con la vivienda está en crisis es algo que cualquiera tiene claro, desde los que ponen los ladrillos o venden casas hasta los que hacen los tornillos, puertas o lo que sea que podáis encontrar en una casa.

Pero lo que a lo mejor no somos conscientes es que hay otros negocios que también andan en crisis, por ejemplo el negocio de los peines de bolsillo. ¿Qué nos ha llevado a esta situación?, ¿por qué ya nadie (excepto nuestros padres que ya van camino de viejunos o directamente lo son) salen a la calle con su peine en el bolsillo?. Seguro que todos tenemos en mente películas de chulitos con chupas de cuero y tupé sacándose el peine del bolsillo para darse un repaso a la peluca.

Una navaja-peine para los más macarras del barrio

Y qué decir de nuestros padres, qué grandes eran peinándose con un peine de esos marrones o negros cada vez que un poco de aire abanicaba su pelo, incluso siguen haciéndolo aunque les queden cuatro pelos. ¿Será la última generación que lleve el peine en el bolsillo? Tiene toda la pinta, ahora la muchachada prefiere ir con el pelo tieso para que incluso ni un huracán sea capaz de moverlo. En fin, que los peines de bolsillo están en peligro de extinción.

Disfrutemos mientras tanto de esta bonita estampa de un peine marrón, fijaros que cerdas más firmes, cada una separada milimétricamente de las de al lado, y qué me decís de las de los extremos, simplemente fantásticas.

27 comentarios:

chapete dijo...

el peine de bolsillo quedara en el olvido, ademas, las nuevas generaciones vienen cada vez mas calvas.


chauuuuuuuuuuuuu

Dita Ciccone dijo...

es verdad... mmm, qué recuerdos... lo usaban hasta cuando se les iban cayendo las púas... qué típica imagen...

anuski dijo...

Qué bueno Chasky, qué recuerdos, ya se me había olvidado esa imágen del peine en el bolsillo y en cualquier momento a colocarse bien el pelo, jeje.

Ahora o se lo acartonan o se quedan ciegos directamente, ahí con todo el pelo tapandoles los ojos, como los emos.

En fin, me ha encantado este post, gracias por hacerme recordar viejos tiempos :)

Besotes!!!!

Satie dijo...

Yo lo usaba para con un papel finito y soplando vibrara y hiciera de instrumento musical improvisado.

kabukimen dijo...

Gran verdad Chasky no somo conscientes de hasta donde llega la crisis. BUen post
Un saludo

juan rafael dijo...

¿Tú crees que yo necesito un peine?

Martha dijo...

En fin Piolín...el mundo avanza imparable. En pleno Siglo XXI, algún perjudicado tenía que haber...hoy les ha tocado a los peines de bolsillo...¿quiénes serán los siguiente???

:P


Besitos!


P.D.- La escena del post anterior...sublime! Juasss!

yaves dijo...

yo soy mas de cepillos

bessetes

Ana dijo...

Ni me acordaba de ellos, y ahora que lo comentas,veo a mi padre.
Pasaba el día pasando el peine,jeje

Anónimo dijo...

tu blog es cojonudo¡¡¡¡
lo del metro genial yo tb lo hago jejejej

estamos empezando a crear un blog nosotros
pasense y digan¡¡¡
por aora ahy poko pero promete

http://mundodelloser.blogspot.com/

Chasky dijo...

Mil gracias por el comentario, lo del metro es genial para conseguir posts pero todos los días utilizándolo cansa un poco.

Últimamente me he dado que el número de posts del metro ha aumentado considerablemente, lo mismo al final acabo haciendo un blog monotématico. Espero que no.

Ricardo Astrauskas dijo...

Mi papa de niño me daba uno para que yo lo llevara, a mi no me gustaba, ahora no lo hago y donde vea que alguien lo hace, le dejo de hablar

Veca dijo...

Mi padre lleva uno siempre en el coche, jeje. El otro día se lo vi todo asqueroso, de lo viejo que estba y como en uno de los hoteles donde estuve hace poco los regalaban, se lo dí, jeje.

Vaya manera de pensar en la crisis, :P

Lara dijo...

A mí es que eso del peine en el bolsillo de atrás siempre me ha impactado mucho, no me gusta nada, jajaja...
Muuuuacks!

Chip Ahoy dijo...

Esos peines siempre serán un referente generacional!

:DDDD

Chiringui dijo...

Mira, en mi trabajo lo siguen llevando en la mariconera.

Me siento como un chaval.

Laurock dijo...

Jajajaja, que fantásticos momentos nos ha hecho pasar ese peine...y ahora miralo...el no te habría abandonado...jajajajja.
Voy a ver si mi padre todavía guarda el suyo...

Un besito!

SehT dijo...

Jajaja, dios, noooo... esa navaja-peine se la compró mi novio en una tienda de artículos de broma xD. El caso es que alguno hubo que se creyó que era de verdad, así a simple vista... Ains, qué cosas...

kyle xy dijo...

Cada uno tiene sus gustos, yo como no me suelo peinar.Juas
SALU2

Casandra dijo...

Oooooh, qué pena!! Mi abuela trabajó en una fábrica de peines de carey, JAJA!! Una lástima que se abandone esa tradición tan castiza!! XD
A mí no me mires, que yo sí tengo uno para desenredarme el pelo aunque no lo saque a la calle, JAJAJA!
Un besito!!

Isabel dijo...

vaya ... que cosas, nunca habría pensado en la crisis existencial por la que estaría pasando el peine de bolsillo.
la vida se moderniza y como tu dices ... la gomina ha vencido.

besitos

ojohalcon dijo...

siempre nos queda el consuelo de "robar" los peines de los hoteles

Laura dijo...

Yo llevo siempre un peinecito en mi bolso, con su funda y todo. Y la verdad es que cada vez hay más chicos calvos.
Besos.

Eva dijo...

A mi lo del peine me da asquillo y te explico porque: había un viejo cuando yo era pequeña que tenía un peine de lo chiquitines, y tenía la fea costumbre de peinarse en algún lado. Lo del asquillo viene porque cuando lo hacía usaba de gomina un escupitajo el muy cochino.

An dijo...

Chasqui, amigo...yo uso de esos peines, pero en la intimidad de mi ccasa...por cierto cuantas vidas jovenes y fugaces devio destrozar la nabaja peine por culpa de confusiones que hicieron perder el tupe a sus dueños....saúdos e apertas

Andrómaca dijo...

¡Qué grande el peine-navaja para los más chungos del barrio! Nadie debería crecer sin uno de esos...

alicia dijo...

Que grande el peine!! Alguien sabe donde podría comprar uno de esos navaja??
Ya he buscado por tiendas de broma, 20 duros, internet... y no está facil :(
Gracias! y un saludo al ya casi extinto peine!