lunes, 4 de diciembre de 2006

La viejuna Jacinta va al centro comercial

El viernes pasado fui a acompañar a una amiga a comprarse una falda que necesitaba y me dijo que las había muy baratas en una tienda de un centro comercial que está aquí al lado. Así que allí fuimos, eran las 7 o por ahí y me sorprendió la cantidad de jovenzuelas que había allí, todas muy arregladitas y enseñando jamones. Aquello era una locura, que cantidad de gente, y encima tienes que oir algunas barbaridades por parte de esas chicas despendoladas, que boquita tienen las niñas, yo se las lavaba con jabón.

Después fuimos a tomar algo a un bar, uno que tienen montaditos y después de 10 minutos para pedir como nadie nos hacía caso me levanté de la mesa, cogí a un camarero y le canté las cuarenta, pero en vez de darme la razón y perdirme disculpas me dijo que tenía que apuntar yo lo que quería en un papel y llevarlo a la barra, después nos llamarían para recoger los montaditos que pidiéramos. Pero esto qué es, no me dio la gana hacer aquello y se lo dije al chico, quería que nos tomara él nota y nos trajera lo que queríamos, ¡¡vamos hombre!!, pero él todo chulito me dijo que no lo iba a hacer y que saliéramos por la puerta si no estábamos conformes, así que eso hicimos.

Pocas veces he estado estresada pero me he dado cuenta que los centros comerciales me lo producen, no vuelvo a pisar uno.

31 comentarios:

Mary dijo...

Pobre Jacinta, qué gran mujer. Hay que ver lo mal que está el servicio hoy en día, oye.

Chiringui dijo...

A la viejuna le hace falta amor envasado en huevos...

EnLaOscuridadDeLaNoche dijo...

Si es que el servicio ya no es lo que era...
Claro que mírelo por el lado positivo, si eres tú mismo quien lo apuntas acabas antes, que hay veces que te eternizas esperando a que vayan a ver lo que quieres...

Sra. Jacinta dijo...

Mary: Eso digo yo hija, cada vez está todo peor, se están desmoronando las buenas costumbres y las formas.

Chiringui: No te entiendo hombre enmascarado pero a estas alturas no necesito amor ni a un señor, ya estuve con uno este verano, el Ugenio y salí escarmentada.

En la oscuridad: Ya hija pero ese no es mi problema, será culpa del bar que no contratan a suficiente gente.

EnLaOscuridadDeLaNoche dijo...

Pues va a ser que sí es su problema, dado que no pudo comerse unos deliciosos montaditos...
¡Adaptación, señora Jacinta, adaptación! o a dieta...

Sra. Jacinta dijo...

¿Adaptación a qué? Si cada vez se trata peor al cliente y además los precios son más caros. Está visto que ya no te puedes tomar ni un café a gusto.

[Doctor JB] dijo...

¿Que no va a volver? Pero ¿usted no es de esas iaias que se apelotonan en la puerta el día que empiezan las rebajas?

Anónimo dijo...

ay, señora Jacinta, cuanta razón tiene!! Los centros comerciales a según que horas son un caos y encima en esta época pre-navideña...

Sra. Jacinta dijo...

Doctorcito: No hijo, yo no hago esas cosas, prefiero comprarme las bragas y las fajas en la tienda de mi barrio, en los centros comerciales acabo mareada con tanta gente.

Carmncitta: Y todo lleno de niñas con faldas que no les tapan nada y no vocalizan al hablar.

Anónimo dijo...

Tiene razon señora Jacinta ahora con tanta chorrada que hay ya ni la gente hace su trabajo lo tienes que hacer tu por ellos y encima quieren que les des algo de propina.

Déjà vie dijo...

s k los centros comerciales tienen mucha tela!! entiendo a la viejuna jacinta perfectamente.

Miel dijo...

La sabiduría que dan los años. Yo tampoco piso un centro comercial y menos ahora en navidad

Sra. Jacinta dijo...

Pez: Mira que eres majo, pues sí majo, tienes toda la razón, seguro que después te miran mala cara si no les dejas una propinica. Antes les dejabas unos céntimos de pesesta, luego una peseta, luego un duro, después dos y ahora con esto del euro nos dejamos un dineral en propinas.

Déjà vie: Hola guapa, si no te importa la próxima vez soy señora Jacinta o Jacinta a secas. Y no creas que tienen mucha tela porque no será por las falditas tan cortas que llevan las mozas hoy en día.

Miel: Y bien que haces, es algo agobiante y además todo el mundo va por un lado hacia una dirección y por la otra hacia la otras y como quieras cruzar a través de una de esas corrientes te llevas unos cuantos golpes.

Anónimo dijo...

Pues menos mal que te fuiste, Jacinta, que en ese sitio de los 100 montaditos lo cogen todo del suelo. ¿Que se le cae un pan o una tortilla al suelo? Pues pa'l buche del siguiente cliente. Será posible...

DANI dijo...

Centro comercial!!! y ezo que é!!!

ahhh una zuficie de ezá!!! pué a mi me gutan, pa pazeá y ezo.

zinzeramente tuya:

La Quimeta de Valls

Céline.. dijo...

A mí también me estresan. No suelo ir... Que salgo luego con una mala hostia...

Sra. Jacinta dijo...

Pluma roja: Uyyy no me extraña lo que me estás contando, pocas intoxicaciones hay con la poca higiene que hay en algunos bares.

Quimeta de Valls: Hola amiga Dani, ¿me puede explicar usted cómo pasea con toda la gente con la que hay?

Céline: Yo entro ya con mala hostia así que imagínate como salgo.

Chasky dijo...

Muchas gracias Céline por pasarte por mi rinconcito.

Por cierto, yo también voy a opinar, esto de los centros comerciales está bien para ir a comprar algo que necesitas pero hacerlo a determinadas horas es estresante hasta más no poder. Yo por ejemplo voy a primera hora de la mañana o nada más comer para no encontrarme al mogollón de gente porque lo bueno que tienen es que tienes varias tiendas juntas.

Dos_Unobe dijo...

Me encanta el SimonyGarfunkel de la cabecera. El primero por la izquierda. Tiene calva imán de huevos, escupitajos y tomates aéreos.

Harry.c dijo...

Lo más fuerte -fortísimo- que he vivido yo en el ámbito de la hostelería en nuestra querida piel de toro ha sido en Jaén. En un bareto tenías que recoger lo que habían dejado los últimos en una mesa para sentarte tú. Y la gente con la que iba -residentes de la ciudad- lo veían como algo normal! :0

Chasky dijo...

Dos_unobe: Jejejej, ya te digo, de esos que desde un décimo piso si pasa por debajo es imposible fallar.

Harry.c: Joer, eso sí que es fuerte aunque es como todo, si ya estás acostumbrado a algo a ti no te resulta raro.

Lara dijo...

Hay que ver señora Jacinta a los sitios que va usted. Los centros comerciales están llenos de vicio, depravación y despendole. Que no me entere yo que anda usted por esos sitios.

La lechuga dijo...

Pues yo estoy con la señora Jacinta. Que pongan camareros cooooñooooooo!!!! que mariconadas son esas de llamar por el altavoz?? ¿y si me llamara Odifesio???

Dammy dijo...

Señora Jacinta, si es que como en el pueblo no se come en ninguna parte, tenga usté paciencia con estas jovencitas deslenguadas...

Xufeta dijo...

Sra. Jacinta vuelva otro día a ese bar y haga lo siguiente, en el papelito se suele apuntar el nombre pues usted ponga Spiderman, Catwoman, Juanito Valderrama, la Pantoja de PuertoRico da igual lo que sea, ya verá como se echa unas risas a costa de ellos cuando pronuncien el nombre.

Anónimo dijo...

Señora jacinta es que ya no respetan a nadie,ni a usted ni na

millanuco dijo...

Claro que si, es para indignarse! Malditos centros comerciales...y lo peor, las jovenzuelas enseñando jamones, jaja.
Enhorabuena por el Blog, muy bueno

Anónimo dijo...

joe...la jacinta esta sin duda es un modelo a seguir...que autoridad protestandole al camarero contra la baguria de no quererles apuntar la noteja! (aunque creo para mis adentros que jacinta en realidad no sabe escribir y queria evitarse el marron y la verguenza de montante...)

saludos!

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo, a mi los centros comerciales me producen urticaria y desórdenes gástricos variados. Únicamente me gustan los supermercados que tienen dentro, porque puedo correr con el carrito por los pasillos :)

Chasky dijo...

Lara: Tranqui hija que no piso uno más en mi vida.

Lechuga: ¿Te llamas así? Yo tuve un amigo con ese hombre pero se murió hace 5 años, era un buen señor.

Dammy: Ayy no sé yo si van a cambiar algo, en todo caso cada vez irán a peor.

Xufeta: No sé hija, mejor prefiero que me sirvan ellos con educación.

Pressi: Nada de nada, esto cada vez va a peor.

Millanuco: ¿Que este blog es bueno? Ayyy hijo no sé yo, según mi humilde opinión la única sección que se salva es la mía.

Cuervo: Para tu información escribo perfectamente, de hecho ya he escrito dos libros de cuentos y una novela.

Cereza: ¿Así que tu eres de esas niñas maleducadas que van corriendo por los carros? Pues a ver si no hacemos eso que un día casi me atropella un muchacho por ir haciendo eso.

Anónimo dijo...

Yo sólo estuve a punto de atropellar a una vieja, y porque no me funcionaron los frenos. Soy una conductora precavida jeje